Desalojadas 38 familias de un bloque de Camas por riesgo de derrumbe

Según los técnicos el riesgo no es 'inminente' pero se ha detectado uno de los pilares del edificio "bastante afectado" por los efectos de su construcción sobre arcillas expansivas.

el 10 oct 2014 / 15:11 h.

En la imagen a la derecha, el edificio afectado. / El Correo En la imagen a la derecha, el edificio afectado. / El Correo El bloque número uno del residencial Jardín Atalaya, que corona el  casco urbano de Camas (Sevilla), ha sido desalojado de modo  preventivo por los bomberos, aunque no corre en principio "riesgo  inminente de derrumbe" pese a que uno de sus pilares sufre los  efectos de haber sido construido sobre "arcillas expansivas". Las 38  familias desalojadas del edificio, no obstante, podrían tardar  "meses" en regresar a sus hogares, según han informado a Europa Press  el concejal de Urbanismo de Camas, Eduardo Rodríguez Ortiz. Rodríguez Ortiz ha recordado que en 2008, el bloque número dos del  residencial Jardín Atalaya ya fue desalojado como consecuencia de las  grietas y deficiencias que presentaba el edificio, extremo derivado  de la zona de "arcillas expansivas" sobre la que fue construido allá  por los años 70. En ese sentido, ha informado de que ahora, en el  marco de una "reforma" que uno de los vecinos del bloque número uno  realizaba en su vivienda, ubicada en la planta baja del edificio, "se  oyó un ruido bastante importante", por lo que la comunidad de  propietarios acordó "contratar a un arquitecto" para que supervisase  el estado de la construcción. Este arquitecto, en el marco de unas catas practicadas esta misma  mañana, habría descubierto que uno de los pilares del edificio está  "bastante afectado" por los efectos de su construcción sobre arcillas  expansivas, con lo que inmediatamente fueron avisadas las  autoridades. A partir de ahí, los bomberos y los técnicos de  Urbanismo del Ayuntamiento de Camas determinaron el "desalojo  preventivo" del edificio, en el que residen 38 familias, así como el  cierre de su viario más inmediato como "medida de seguridad", si bien  "el edificio no corre riesgo inminente de derrumbe". MESES DE DESALOJO El concejal de Urbanismo, no obstante, avisa de que para las  familias se puede prolongar durante meses la prohibición de regresar  al edificio, rememorando que en 2008, las familias afectadas entonces  no pudieron regresar a sus hogares hasta "seis meses después". Las  familias, según explica, han sido ya puestas al corriente de este  extremo y en estos momentos están "sacando sus enseres" de las  viviendas. El Ayuntamiento, según explica, está gestionando el  alojamiento provisional de quienes no tengan a dónde ir y necesiten  respaldo de las administraciones. Por último, ha precisado que si bien el asunto ha coincido con los  efectos del fuerte temporal de lluvia que castiga a la provincia,  "aparentemente, no tiene nada que ver, porque se trata de una  patología del edificio".

  • 1