Local

«Evaluar las políticas públicas es una necesidad de la democracia»

De la mano de Griñán, consejero de Economía, llegó en 2004 para dirigir el Instituto de Estadística de Andalucía. Bajo su batuta, el Parlamento ha aprobado el nuevo Plan Estadístico 2007-2010 y reformado la ley que lo rige. Foto: Juanma Rodríguez.

el 14 sep 2009 / 22:20 h.

TAGS:

-¿Qué aportará el nuevo Plan Estadístico de Andalucía?

-El plan, que abarca hasta 2010, innova de forma importante. Se ha abierto a la participación, con más de 40 expertos vinculados a la Universidad, y aporta datos muy concretos. Hay tres ejes transversales que lo recorren y que se refieren al territorio, con datos provincializados; el género, con información desagregada por sexos; y la sostenibilidad.

-¿Tendrá alguna repercusión en la gestión pública?

-Otro aspecto novedoso del plan es que incluye indicadores de evaluación de las políticas públicas. Es importante que los poderes públicos no legislen a ciegas sino con información precisa de la realidad, pero también lo es que cuando se ponga en marcha una política se tenga claro cuál es el criterio de éxito o qué impacto tendrá. Poder evaluar las políticas públicas es una necesidad de la democracia.

-De la foto que ha arrojado la estadística esta legislatura ¿cuál es el dato más llamativo?

-Lo que caracteriza a Andalucía es la rapidez de los cambios. Hace tres décadas era una caverna. El dato más llamativo es el crecimiento económico de Andalucía en estos últimos cuatro años. Es verdad que aún el PIB está al 76% de la media europea, pero en estos cuatro años Andalucía ha crecido sistemáticamente por encima de la media de España. De 1960 al 75 un millón de personas emigraron de la comunidad y estar ahora ganando terreno a esta velocidad es un logro importante. Hemos convergido tres veces más rápido en estos cuatro años que entre 1998 y 2004.

-¿Cuál es el dato más preocupante ante el futuro?

-El del envejecimiento de la población. Ahora todavía no le afecta excesivamente pero Andalucía también acusará este problema. Existe una generación muy numerosa de andaluces con 65 años a punto de jubilarse, con buena salud, un nivel educativo muy elevado, una capacidad económica que no se tenía antes, con mejores pensiones y patrimonio. Es un colectivo muy distinto al de los 65 años de hace 30 ó 40 años, sólo comparten la edad pero eso ya no significa lo mismo. Habría que preguntarse cómo este colectivo puede ser útil a la sociedad, por ejemplo a través del voluntariado.

-El envejecimiento de la población se traduce en otro problema: la dependencia.

-Ese es el gran problema del futuro. Estas personas acabarán viviendo más tiempo y a cierta edad muchos se harán dependientes. En Andalucía la encuesta de redes familiares deja clara la resistencia de las familias a dejar en otras manos el cuidado de sus mayores. La relación es estrecha y se siente que hay que devolver a los padres todo lo dado.

(Lea la entrevista completa en la versión impresa de El Correo de Andalucía).

  • 1