Cultura

Excéntrica Producciones funde danza, canto y teatro en el Teatro Central

La compañía sevillana Excéntrica Producciones pone en escena 'Infame o el placer de lo efímero’.

el 25 feb 2010 / 19:36 h.

Excéntrica Producciones aterriza hoy en el Teatro Central con Infame o el placer de lo efímero, una obra de difícil catalogación cuya existencia se debe a la colaboración con el Festival de Itálica, donde se estrenó.

Partiendo de una idea original de Isabel Vázquez (quien también forma parte del reparto) y bajo la dirección de Rob Tannion, la compañía pretende "trabajar sobre la descomposición social", en palabras de Vázquez.

La pregunta que se propone, y a la que buscan dar respuesta durante los 70 minutos que dura la obra, es: "Cuando se reúne un grupo de personas, ¿en qué momento desaparecen las buenas maneras?".

En la trama, "la supervivencia no es la finalidad, sino que lo es el alcanzar el éxito. Para conseguirlo, [los personajes] hacen lo que sea", apunta Vázquez.

Aunque en el Central han incluido este Infame o el placer de lo efímero dentro de su ciclo de danza, el reparto no se muestra del todo de acuerdo con el cliché. "Es una especie de inclasificable; no es ni danza ni teatro, es... Espectáculo. En esta obra hay canto, baile y teatro. Tenemos bailarines que cantan, cantantes que actúan, actores que danzan...", apuntan entre el actor Roberto Martínez y la productora de la obra, Marina Rodríguez.

"La danza por la danza dejó de interesarme hace mucho tiempo", explica Vázquez.

También ha apostado la ideóloga de la obra por el humor y la ironía con la intención de "eliminar el estereotipo de que la danza sea siempre algo serio, oscuro". "Ahora hay ya algunas compañías que sí están haciendo humor, pero son pocas. Se empieza a ver, antes se veía el humor como algo de segunda división".

Aunque sobre el escenario son seis intérpretes, "hay un séptimo personaje imprescindible, que es el maquinista, que se lleva todo el tiempo de aquí para allá", advierten.

El texto ha sido improvisado exceptuando el prólogo, cuyo autor es Max Arel. Asimismo, la música consiste en una selección de temas en los que "hay mucho del mundo Fellini; el sonido de una fiesta de los años 50 o 60", explica Vázquez, quien apunta que no siente que la obra sea muy vanguardista: "No está creada con esa idea. Yo he hecho lo que he querido, sin categorías".

La obra es hoy y mañana en el Central a las 21 horas. El domingo, a las 20. Precio: 13 euros.

  • 1