Local

Exhuman el cadáver de un hombre por una demanda de filiación

Más de media hora empleó ayer un forense en tomar muestras de los restos mortales de un vecino fallecido hace 15 años para compararlos con el ADN de Rafael Rebollar, un sexagenario que quiere demostrar que es hijo del hermano del primero, para optar a parte de su herencia.

el 15 sep 2009 / 22:57 h.

TAGS:

Más de media hora empleó ayer un forense en tomar muestras de los restos mortales de un vecino fallecido hace 15 años para compararlos con el ADN de Rafael Rebollar, un sexagenario que quiere demostrar que es hijo del hermano del primero, para optar a parte de su herencia.

El abogado que lo defiende, Fernando Osuna, reconoció ayer que la historia de la exhumación "es rocambolesca", porque se trata de comparar el ADN de un muerto con el de su cliente, algo que debió hacerse con el supuesto padre del demandante "pero que no es posible porque ese hombre murió hace cuatro años y fue incinerado", según recordó.

La solución, por tanto, era recurrir a un familiar cercano, en este caso un hermano del supuesto padre biológico del demandante y, si las pruebas lo confirman, tío de éste.

"Todo esto es rocambolesco porque han pasado cuatro años desde que iniciamos la reclamación para que pudiera llevar el apellido de su supuesto padre y poder, acto seguido, reclamar parte de la herencia", reiteró el abogado, para agregar, al terminar la exhumación ayer: "Gracias a Dios que ya se ha hecho la prueba". Su cliente y él la reclamaron hace casi un año, en marzo de 2008. "Es un paso importantísimo", enfatizó.

La comitiva que ayer estuvo entre las 11.45 y las 12.20 horas en el cementerio de Écija estaba formada por una docena de personas. Junto al abogado acudió el demandante con su mujer, así como varios hijos del supuesto tío, junto con su abogada. Para dar fe de la legalidad de la exhumación, la secretaria de los juzgados de Écija, y para llevar a la práctica la recogida del material, un forense y un funcionario judicial. Junto a éstos, dos operarios y un funcionario del camposanto completaron el trabajo.

De este modo, no hubo más problema que el disgusto de los familiares del vecino desenterrado "que se oponían por motivos sentimentales", agravados, al parecer, porque su viuda falleció hace menos de un mes, según recordó el propio abogado que había solicitado la exhumación.

"Entiendo su descontento porque no es agradable desenterrar los restos mortales de un ser querido, pero por encima está la ley y no hemos recurrido a pedir la exhumación y la prueba de ADN hasta el final, porque antes hemos intentado otros medios y otras pruebas para demostrar la filiación", recalcó.

El demandante debe ahora acudir al Instituto de Medicina Legal de Sevilla para que le tomen muestras de su ADN y compararlo con el que se extrajo ayer y se metió en una bolsa espacial para su traslado.

La comparación del material echará luz sobre la filiación y, si se confirma, permitirá al demandante optar a una herencia de seis millones de euros, que tiene actualmente la hermana del supuesto padre dado que nunca lo reconoció. Supuestamente es fruto de una relación entre el fallecido, un rico terrateniente, y una mujer que trabajó para él.

  • 1