Local

Exigen sanciones para el 15-M

Artur Mas compara a los violentos con la ‘kale borroka’ y el Gobierno anuncia que actuará con contundencia contra ellos.

el 16 jun 2011 / 12:31 h.

TAGS:

Un grupo de indignados se concentró ayer ante las Cortes valencianas donde el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, fue investido.

La actitud violenta de un grupo de indignados que el miércoles increpó y atacó a parlamentarios catalanes ha provocado que todas las formaciones políticas hayan coincidido en condenar los actos por entender que se atentó contra la democracia.

Uno de los más contundentes fue el presidente de la Generalitat, Artur Mas , quien pidió ayer que la justicia dé un castigo ejemplar para los culpables de la kale borroka del miércoles. Mas indicó, asimismo, que trasladó esta petición a la Fiscalía , que investigará si los violentos cometieron un delito e intentará identificar a las personas que cometieron las agresiones.

El presidente de la Generalitat reconoció que el dispositivo que prepararon los Mossos estaba pensado para una concentración en la que no habría violencia. "El dispositivo policial previsto para protestas tranquilas se tuvo que enfrentar a una kale borroka de extrema violencia".

A causa de los incidentes se produjeron seis detenciones, pero Mas comentó que es posible que esta cifra se incremente en las próximas horas, "porque con las grabaciones que tenemos y las denuncias que se están haciendo, toda persona que haya hecho un acto violento se le denunciará".

Por su parte, el consejero de Interior, el convergente Felip Puig, pidió excusas a la oposición después de que no se garantizase la integridad física de los diputados, trabajadores de la cámara e informadores ante la violencia que se originó en la concentración convocada por los indignados. Y acusó a grupúsculos del 15-M de ser "una guerrilla urbana", que "cada vez crece más y se hace más fuerte".

Ante esta situación, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba , reiteró que la Policía y la Guardia Civil de las comunidades en las que el Gobierno tiene competencias actuará "con firmeza, con quien tiene comportamientos violentos o intimidatorios" y con "inteligencia y prudencia con quien tiene comportamientos pacíficos" en el Movimiento 15-M.

En este sentido, el presidente del PP, Mariano Rajoy , remarcó que el Gobierno tiene "la obligación" de garantizar la libertad y los derechos de todos los ciudadanos y reclamó que no se convierta la prudencia "en pasividad".

Sin embargo, la Acampada Sol y la plataforma ciudadana Democracia Real Ya, ambos integrantes e impulsores del Movimiento 15-M, denunciaron que existe una "campaña de desprestigio" contra ellos por parte de "un sector de la población y de la Policía que está intentando criminalizar el movimiento". Criticaron, además, que desde algunos sectores "se esté intentando darle a la opinión pública la sensación de que el 15-M es violento". "El movimiento sigue siendo totalmente pacífico", insistieron.

De hecho, ayer mismo, en Valencia, durante la investidura como presidente de la Generalitat de Valencia, Francisco Camps , los indignados protestaron de forma pacífica sacando tarjetas rojas contra "políticos corruptos".


  • 1