domingo, 18 noviembre 2018
06:42
, última actualización
Local

Expertos de la Unesco vuelven a cuestionar la torre y piden pararla

El informe tras la visita de noviembre advierte de que el rascacielos de la Cartuja tiene un impacto “excesivo y sin duda negativo”

el 19 ene 2012 / 13:26 h.

TAGS:

Torre Pelli, en la Cartuja.

La decisión final no se conocerá hasta el próximo mes de junio, pero el último informe de los asesores de la Unesco advierte, con más contundencia que en las dos ocasiones anteriores, que la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar podrían perder su sello de Patrimonio de la Humanidad si sigue adelante la construcción de la torre Pelli. Tras su última visita a las obras, los técnicos de Icomos, organismo asesor de la Unesco, avisan de que el rascacielos de Cajasol tiene "un impacto excesivo y sin duda negativo sobre un territorio de transición y en la percepción de los tres sitios" declarados Patrimonio Mundial.

"La autoridad local debe encontrar formas de detener la construcción de la torre Cajasol y revisar el proyecto", "debería comenzar su proceso de revisión, mediante el estudio de la modificación de su escala y altura", apunta de nuevo este informe, firmado por Elvira Petroncelli, de la Universidad Federico II de Nápoles, y por José Aguiar, de la Universidad de Lisboa, quienes visitaron la ciudad del 7 al 9 de noviembre del pasado año para recabar in situ información sobre el proyecto y su posible impacto.

Con todo, la decisión de la Unesco sobre si excluye o no a Sevilla de la lista de ciudades con Patrimonio de la Humanidad se tomará en la próxima reunión del Comité de Patrimonio Mundial, que se celebrará en junio de este año en San Petersburgo. Allí los expertos tendrán sobre la mesa de debate este nuevo informe de la misión desplazada a Sevilla y otro que tiene que presentar el Estado español antes del 1 de febrero y del que, por ahora, nada se sabe. Ni siquiera quién lo realizará. De hecho, el Gobierno de Juan Ignacio Zoido no quiso ayer valorar este nuevo informe en contra de la construcción de la torre, ni dio detalles de los pasos a seguir a partir de ahora.

Lo cierto es que la nueva advertencia de la Unesco hace indicar que, dado el progreso de las obras que llegan ya a la planta 16 (de 40), incluso podría decidirse la retirada del sello de Patrimonio Mundial directamente, sin pasar siquiera por la inclusión en la lista de Patrimonio Mundial en Peligro. Así lo apuntó ayer Víctor Fernández Salinas, miembro del comité español de Icomos.

El informe, que recuerda que la Unesco ya recomendó en dos ocasiones la paralización y revisión del proyecto mientras se estudiaba su posible impacto, subraya, por ejemplo, que la Giralda podría perder su "indiscutible realeza" en el paisaje urbano actual y que el sitio elegido por Cajasol no es el adecuado.

El informe, en el que se incluyen algunas fotos desde los monumentos en los que apenas se ve la torre, cuestiona la actuación de las administraciones y defiende que "la nueva arquitectura debe evitar los efectos negativos de contrastes drásticos o excesivos del espacio urbano; abrazando el espíritu del lugar, la introducción de elementos de la arquitectura contemporánea debe respetar su entorno". "Es necesario -indica- pedir una parada urgente de la construcción y discutir nuevas posibilidades para el sitio".

Y es que la ubicación la considera "muy particular" y "especialmente sensible" al estar entre la Cartuja, el "histórico" barrio de Triana y el casco antiguo de Sevilla. "Hay ciertos ejes visuales donde la nueva torre cambiará drásticamente la importancia real y significación de la Giralda", asegura el informe.

Los técnicos de la Unesco piden que se introduzcan en los planes de protección nuevas perspectivas relativas al paisaje urbano histórico, tal y como marca la ley andaluza de Patrimonio Histórico, que se protejan las zonas de amortiguamiento más allá de los 50 metros y se revisen los planes especiales del Alcázar, el Archivo de Indias y la Catedral. Precisamente el plan del sector Catedral fue aprobado el pasado miércoles por Urbanismo.

Los expertos de Icomos reprochan a las administraciones que no le comunicasen el cambio "de relaciones urbanas con el complejo monumental" que recoge el actual PGOU, así como tampoco el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) -que permite una torre de hasta 225 metros- y que no cita textualmente o claramente que se vaya a construir en altura. "En el informe del PERI se dice ‘Altura' como sinónimo de ‘propuesta arquitectónica de calidad". Además, detalla que en el periodo de consulta del PERI nadie impugnó o propuso cambios por esta falta de concreción o detalle, "por lo que fue aprobado".

"La Unesco debe ser informada acerca de cualquier nuevo plan", advierte el organismo a la Junta y al Ayuntamiento.


Los expertos que visitaron Sevilla señalan que representantes de la Alcaldía declararon su disposición a negociar, revisar y encontrar soluciones, y que en contactos no oficiales con Cajasol la caja consideró que era "totalmente inadecuado cambiar el diseño aprobado".

Además, en la evaluación de los impactos de la torre, el informe sostiene que al visual hay que sumar las implicaciones en el incremento del tráfico y la consiguiente contaminación que conllevaría un proyecto con un parking para 3.066 automóviles.

El informe ya está en manos de Consistorio, Junta y Estado, quien fue advertido por carta del resultado de la visita.

La Unesco pide limitar las visitas al Alcázar

El informe de los asesores de la Unesco también incluye otros peligros que amenazan la correcta conservación de la Catedral, el Archivo de Indias y el Alcázar, entre ellos el turismo. Por eso recomienda "una mayor restricción de visitantes" en el caso del Alcázar y la aplicación de las reservas o visitas con cita previa como en la Alhambra. Según el estudio, el "éxito turístico" de la ciudad requiere "un manejo cuidadoso de ese fenómeno".

Además, apunta que en la ciudad están surgiendo nuevos proyectos (aún examinados y ni autorizados por el municipio) para edificios muy altos (torres) con una presencia significativa en el horizonte de la ciudad, pero que "en estos momentos no es posible aclarar o conocer su viabilidad y ubicaciones precisas". Por eso piden al Consistorio que todos los planes urbanísticos nuevos los remita a la Unesco.

  • 1