Local

Expertos exigen al Gobierno que entierre el proyecto del dragado

el 27 dic 2010 / 14:42 h.

TAGS:

Era el último pronunciamiento que quedaba por oír sobre el dragado del río que promueve la Autoridad Portuaria antes de que éste se ejecute, y ya está en manos del Ministerio de Medio Ambiente, que tiene la última palabra. Un comité de expertos de "reconocido prestigio" ha hecho saber al departamento que dirige la andaluza Rosa Aguilar que "el dragado se ha demostrado incompatible con la conservación del estuario y por lo tanto de Doñana (...) por lo que recomendamos que se desestime definitivamente", según adelantó ayer Efe.


El dictamen de la citada comisión -que jurídicamente no es vinculante- razona su desacuerdo con el dragado en que su ejecución "en la situación actual, puede repercutir en la dinámica, morfología y biodiversidad del estuario, por no mejorar la situación frente a procesos extremos (turbidez y salinidad) y limitar severamente la capacidad de minimizar su duración y sus efectos".


Los expertos entienden que el actual dragado de mantenimiento del canal de navegación del Guadalquivir "debe mantenerse pero con la modificación de sus condiciones de tiempo, lugar y magnitud, asesorado por conocimiento científico, para evitar el solape de las consecuencias del dragado con otros factores en el estuario y minimizar así sus efectos negativos".


Y exigen que "dado que en la situación actual el dragado se ha demostrado incompatible, de mantener la Autoridad Portuaria su voluntad de realizar dicho dragado, se inicie un nuevo procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental".


Es precisamente a esto último a lo que se aferra el Puerto: las obras de la nueva esclusa y el dragado (dos proyectos en uno) tienen la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) por parte del Ministerio de Medio Ambiente (entonces en manos del PP) desde septiembre de 2003, lo que les valió la concesión de dinero -público- por parte de la Unión Europea. El Puerto se apresuró ayer en aclarar este punto -ya lo hizo días atrás su presidente, que tachó de "locura inadmisible" la posibilidad de que no se hiciera el dragado y de inseguridad jurídica "tremenda" el hecho de que se pueda parar esta actuación en los tribunales- y a dar su versión sobre lo ocurrido. En primer lugar, la comisión -conformada por doce expertos de universidad, miembros de la Estación Biológica de Doñana, la Unesco, la Autoridad Portuaria y la entidad ecologista WWF- "no quiso reunirse para debatir sobre el dictamen", denunciaron ayer fuentes del Puerto. Y segundo, el Puerto ha emitido un voto particular en el que justifica su desacuerdo basándose en el "buen trabajo" realizado por el CSIC y cuatro universidades a instancias del Puerto donde éste entiende que el dragado se considera viable. ¿En base a qué ha tomado la comisión, por tanto, esta posición? "Eso tendría usted que preguntárselo al presidente de la comisión [Hermelindo Castro, de la Universidad de Almería]", contestaron las citadas fuentes portuarias.


Una de las entidades presentes en esa comisión científica, WWF, a través de su secretario general en España, Juan Carlos del Olmo, matizó que el órgano "llevó a cabo una consulta telemática en la que se evaluaba tanto el informe del CSIC como las modificaciones propuestas por la Autoridad Portuaria. Tras someterlo a debate, se rechazaron esas modificaciones por considerarlas contrarias a las conclusiones del estudio científico", aclaró Del Olmo a Europa Press. Por todo ello, el secretario general de WWF en España tachó de "gran irresponsabilidad" mantener el dragado. "Sería una increíble falta de respeto por la ciencia", sentenció, tras reclamar que se hagan públicos todos los informes emitidos hasta el momento sobre este asunto.


El Puerto de Sevilla justifica que se juega su futuro con la ejecución del dragado. De no hacerlo, alega, perderá competitividad, ya que no podrán entrar barcos más grandes y, por tanto, con más mercancías. Pero sobre todo quedaría en entredicho la construcción de la nueva esclusa: Sevilla tiene infraestructuras para barcos más grandes que, sin embargo, no podrían entrar.

  • 1