Local

Expertos ven "riguroso y valiente" el fallo ante las pocas pruebas

Los penalistas reconocen que Carcaño recibe el castigo más alto previsto en la ley por asesinato.

el 13 ene 2012 / 22:01 h.

TAGS:

La sentencia del caso Marta del Castillo, que condena a 20 años de prisión a Miguel Carcaño por asesinato y exculpa al resto de acusados, no ha sido bien recibida por la opinión pública, que esperaba una condena mayor. No obstante, los expertos de Derecho Penal consultados por El Correo han destacado la "valentía" de la Sala al condenar a Carcaño con la máxima pena prevista para un asesinato a pesar de la escasez de pruebas.

En este sentido se expresó el catedrático de Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad de Sevilla, Borja Mapelli, quien confirmó que la sentencia condenatoria "era previsible" dado que al no encontrarse el cadáver de Marta del Castillo no se han podido demostrar otros delitos colaterales a la muerte de la joven, como el de violación. Es más, el experto abundó en la sentencia y destacó que el golpe que Miguel Carcaño propinó a la joven en la cabeza con un cenicero "tampoco ha podido ser probado". "Si el cuerpo hubiera reflejado que el golpe hubiera sido en otra zona de la cabeza, o que la joven murió al caer al suelo por un tropiezo podríamos hablar de homicidio imprudente en lugar de asesinato, por lo que la pena hubiera sido menor".

Por ello, el catedrático defendió que la sentencia ha sido "valiente" a pesar de la "escasez de pruebas" y que ha sido aplicada "con el máximo rigor", por lo que alabó la profesionalidad de los ponentes de la Sala ya que "sabían que no iba a ser entendida". Por este motivo, rechazó las palabras de los familiares de la joven fallecida, que mostraron su indignación con la resolución y pusieron en duda la profesionalidad e independencia del tribunal.

Mapelli también recordó que si la defensa de Carcaño decide recurrir la sentencia "puede haber sorpresas" dado que, insistió, "ha recibido la pena máxima por un delito de asesinato con muy pocas pruebas", por lo que dejó una puerta abierta a una posible rebaja de la condena del asesino de Marta del Castillo. Por último, el catedrático de la Hispalense recordó que "20 años de cárcel es una condena muy desaconsejable porque provoca daños irreversibles en las personas que, aunque no merezcan compasión alguna, no debemos olvidar que son seres humanos".

Alarma social. En términos muy similares también se manifestó el letrado Marcos Cañadas, experto en Penal del despacho sevillano Bores y Cía. Tras conocer el fallo, Cañadas reconoció que la sentencia "desde el punto de vista técnico jurídico era esperada", aunque admitió que no se esperaba la absolución del resto de los acusados y que "desgraciadamente" la resolución de la Sección Séptima de la Audiencia Provincia "iba a ser discutida". "Genera mucha alarma social en la gente de a pie que está convencida de que Carcaño no pudo cometer el delito y trasladar el cuerpo él solo".

Según dijo, el recurso de la defensa -si se presenta definitivamente- puede deparar un beneficio de reducción de condena para Carcaño" dado que, al igual que Mapelli, recordó que al no encontrarse el cadáver no se han podido obtener más pruebas. "La aparición del cuerpo habría arrojado más luz sobre los delitos conexos al asesinato", precisó Cañadas, así como la participación real del resto de imputados, "que nunca se podrá saber si no aparece el cuerpo".

Por último, Jose Ángel Cabello Perry, penalista del despacho barcelonés Tubau-Lajara, también explicó que "dejando de lado el componente humano la sentencia podía esperarse y entra dentro del contexto legal". Es más, aseguró que la Audiencia Provincial ha condenado a Miguel Carcaño basándose en su autoinculpación de los hechos. "Se le condena por su declaración en el juicio. Aunque en las primeras declaraciones a la Policía tras su detención hubiera confesado el asesinato, y en el juicio dijera justo lo contrario podríamos estar hablando de otro tipo de sentencia", precisó Cabello. Aunque el letrado comprende que las acusaciones particulares y el Ministerio Público solicitaran una condena más elevada, recordó que la Sala tiene que fallar "en proporción al conjunto de pruebas". Y dado que no se ha podido examinar el cuerpo sin vida de la joven "no se han podido obtener más datos sobre lo que ocurrió aquella noche". Por el contrario, en caso de que hubiera aparecido, el cadáver podría haber arrojado luz sobre otros delitos y cuyas penas habrían aumento la impuesta de 20 años.

Al igual que los otro penalistas consultados, Cabello insistió en que la condena de dos décadas de Carcaño "es la máxima legal permitida" y que aunque el juez "pueda tener el convencimiento personal de que hubo otra persona implicada en el asesinato, sin ninguna prueba o indicio no puede condenar a nadie", por lo que también destacó la profesionalidad y rigurosidad de la Sección Séptima de la Audiencia.

  • 1