Local

Exposición de Adela Bazo en el Ateneo

el 20 nov 2009 / 15:52 h.

TAGS:

-->-->--> -->
  • Actividad: Exposición
  • Fecha/Horario: Hasta el 30 de noviembre / De lunes a viernes de 11 a 13.30 y de 18 a 21 horas
  • Precio: Gratuito
  • Lugar: Ateneo de Sevilla. C/ Orfila, 7
  • Teléfono: 954 224 029

Como tantos y tantos navarros que emigraron al continente americano, fundamentalmente en el último siglo, Adela Bazo (1905-1984) trazó en Argentina las pinceladas más importantes de su vida. Y como ellos, sentía añoranza y soñaba con volver a su patria. Por eso, la exposición de la obra de esta mujer nacida en Cascante no es sólo una muestra del legado artístico de una pintora navarra que alcanzó con sus retratos, paisajes e interiores gran proyección internacional, sino también un puente más que tendemos con la tierra de adopción de muchos navarros y con la que la Comunidad Foral sigue manteniendo estrechos lazos afectivos, históricos y culturales.

La artista
Adela Bazo y Cunchillos nació el 20 de febrero de 1905 en Cascante (Navarra). Más adelante, la familia se trasladó a Madrid y Adela estudió en la Universidad Central, donde se licenció en Ciencias Exactas. La vocación artística de la pintora cascantina se manifestó a una edad temprana. Los primeros lienzos catalogados datan de 1930, y en 1944 la Real Academia de Bellas Artes le otorgó la prestigiosa beca Conde de Cartagena, que le permitió ampliar estudios en el extranjero.

Un año más tarde consiguió la tercera medalla de la Exposición Nacional de Bellas Artes con su obra "Paisaje gallego". Los paisajes, singularmente rurales y portuarios, constituirán el género pictórico más frecuentado en su obra, aunque también realizó numerosos retratos, bodegones y estampas religiosas.

En 1948 se trasladó a Buenos Aires, donde vivía su hermano Manolo y donde su tío Antonio Cunchillos les había dejado una herencia. En Argentina se dedicó plenamente al oficio de creadora plástica y a dar clases particulares de pintura. En este periodo pintó numerosos paisajes de la ciudad de Mar del Plata y del barrio bonaerense de La Boca, así como retratos de diplomáticos españoles en Argentina y Uruguay.

En los últimos años de su vida vivió sola y entregada a su obra, de la que le costaba desprenderse, lo que le ocasionó dificultades económicas. En 1984 viajó a España con la intención de instalarse en San Sebastián o en Cascante, pero encontró que sus amistades habían desaparecido y no se daban las condiciones que ella había esperado para trabajar como pintora. Así que volvió a Buenos Aires, donde falleció en 1989, y en cuyo cementerio de la Chacarita está enterrada.

  • 1