jueves, 21 febrero 2019
15:35
, última actualización
Local

Extraditan a España tras año y medio al homicida de Bellavista

El argentino, que huyó a su país tras el crimen, declarará el 6 de julio

el 23 jun 2010 / 18:46 h.

TAGS:

Un año y medio después de que la Policía Nacional lograra detener en Argentina al novio de la profesora asesinada hace ya casi tres años en Bellavista, éste ha llegado a España tras ser aprobada su extradición. Mariano Cristian Beade está desde el pasado viernes en la prisión de Soto del Real, en Madrid, a la espera de pasar a disposición del Juzgado de Violencia número 3 de Sevilla, que es el que investiga el caso.

Fuentes judiciales informaron a este periódico que la extradición de Beade, argentino de 33 años, fue resuelta hace menos de un mes, después de que el abogado del joven haya presentado diversos recursos contra la decisión de la Justicia argentina de traerlo a España para ser juzgado.

Finalmente, llegó a Madrid el 18 de junio y fue puesto a disposición del juzgado de guardia de la capital que adoptó la medida de ingreso en prisión, que ya había sido acordada por el juzgado sevillano tras conocer la detención de Beade en su país de origen, por un presunto delito de homicidio.

El Juzgado de Violencia número 3 tiene previsto en un principio tomarle declaración el próximo 6 de julio, ya que por cuestiones de agenda es imposible hacerlo antes, según señalaron las fuentes. Por ahora, Beade se ha negado a declarar ante el juez de guardia de Madrid, acogiéndose a su derecho, por lo que se desconoce si también lo hará una vez que esté en Sevilla.

Durante los tres años que Beade ha estado fuera de España, primero huido y luego en una prisión argentina, el juzgado y la Policía han continuado con la investigación, de tal forma que las diligencias están prácticamente finalizadas a la espera de tomar declaración al imputado. En este tiempo, se ha tomado declaración a numerosos testigos y se han practicado gran cantidad de pruebas que han permitido amarrar el caso.

Asimismo, el juzgado ha convertido las diligencias en un procedimiento del jurado, ya que los delitos de homicidio son competencia de este tribunal, al margen que se le pueda imputar algún otro como robo, ya que usó el vehículo de la joven para fugarse hasta Madrid, donde tomó un vuelo hacia Buenos Aires. Lo que sí se ha descartado es que se le vaya a poder procesar por un supuesto delito de malos tratos, ya que por ahora no hay pruebas suficiente que demuestren que la joven hubiera sido agredida o humillada por Beade con anterioridad a su muerte.

un maltratador. De hecho, el detenido tenía antecedentes por agresiones a anteriores parejas, una de ellas en Argentina y otra en Cádiz, por la que tiene una condena firme de tres años pendiente de cumplir y que tendrá que hacer ahora.

Beade fue condenado en 2005 por el Juzgado de lo Penal número 4 de Cádiz, por un episodio violento con una chica de Casas Viejas que ocurrió en julio de 2003 cuando intentó volver con ella. Su abogado recurrió, pero la Audiencia Provincial de Cádiz confirmó los tres años de prisión a finales de 2006. A principios de 2007, el juzgado ejecutó la sentencia, pero Beade ya estaba en paradero desconocido.

El juez dictó entonces una orden de busca y captura. Ese mismo año, el 14 de octubre, el cadáver de Sara era descubierto por su hermana en su domicilio de la calle Enamorados, en Bellavista. Beade había venido de Madrid para pasar el puente con la que había sido su pareja, pero la primera noche acabó con su vida asfixiándola. Cuando el cuerpo fue encontrado él ya estaba en Madrid a punto de coger el vuelo rumbo a su país.

Anteriormente, en Glew, su ciudad natal situada a unos 40 kilómetros de Buenos Aires, también agredió a una chica. Pero éstos no fueron los únicos problemas que Beade ha tenido con la Justicia. En su periplo por España (tenía pasaporte italiano y estuvo viviendo en varias ciudades) dejó un largo historial como una detención en Palma por una falta de hurto, de la que acabó siendo absuelto, o una condena por impago del alquiler. En ambos casos el juzgado tuvo que recurrir al Boletín Oficial de la Provincia para notificarle las sentencias, ya que estaba en paradero desconocido.

Su detención se produjo el 15 de enero en Glew, en casa de sus padres, después de un año moviéndose entre su país y Brasil para evitar ser detenido. Aún así fue capaz de reclamar su finiquito a la empresa en la que trabajaba en Madrid antes de huir.

  • 1