Local

Extremadura en acción

Un título preciso para una gran intervención: la del Presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, organizada por El Correo de Andalucía, el jueves pasado en Sevilla. Un ciudadano joven, bien formado, con una experiencia reconocida en el ámbito de la medicina, y una trayectoria política del centro derecha al centro izquierda, de la AP de Hernández Mancha...

el 15 sep 2009 / 22:02 h.

Un título preciso para una gran intervención: la del Presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, organizada por El Correo de Andalucía, el jueves pasado en Sevilla. Un ciudadano joven, bien formado, con una experiencia reconocida en el ámbito de la medicina, y una trayectoria política del centro derecha al centro izquierda, de la AP de Hernández Mancha al PSOE de Rodríguez Ibarra. Un proceso personal natural en una sociedad democrática consolidada, pero que cobra un significado especial en el liderazgo. Algo del porqué lo apreciamos el jueves pasado, con su excelente capacidad de comunicación y la forma medida de arriesgar en muchas de sus afirmaciones.

Transmite credibilidad. Es mas, es el coprotagonista de una operación muy inteligente: el tránsito habido en el gobierno y en el partido socialista extremeños, tras la retirada de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, de tan fuerte perfil y prolongada trayectoria, premiada con una mayoría m ás holgada en las últimas elecciones autonómicas. Todo ello hace de Fernández Vara un referente muy sólido en el panorama de la nueva generación de la democracia española, y demuestra como el destino puede ser encarado con convicción y firmeza, tomando decisiones imprescindibles a la hora justa. Un proceso reafirmado con un gobierno joven y paritario, con sus dos vicepresidencias encomendadas a mujeres, afianzado en los objetivos políticos y en las buenas prácticas de la gobernanza.

Muchas de las afirmaciones de Fernández Vara fueron estimulantes y comprometidas. Remarcar la dimensión pública de calidad en la salud, la educación y la vivienda social, y la mejora del PIB regional haciendo compatibles la innovación y la sostenibilidad, son paradigmas de un gobierno progresista. Sobre ello estuvo la defensa de los vectores fuertes de Extremadura, sus recursos energéticos, partiendo de los hidráulicos, pero prestando todo el apoyo a las inversiones industriales que contribuyen a transformar los límites de una identidad rural y generar empleo.

Participo de su visión distendida de la Constitución, cuya vitalidad debe compadecerse con su mejoramiento, para que siga siendo el instrumento esencial de la convivencia entre los españoles. Pero antes, convergiendo con la necesidad de un verdadero Senado del Estado de las Autonomías, éstas deben ejercer sus competencias con un intenso ejercicio de articulación transversal libre de la tutela obligada del Gobierno de la Nación. Al contrario de lo que algunos puedan pensar, en esta polémica posición de Fernández Vara se encierra la garantía de multilateralidad, frente a la ambición de algunas comunidades de encontrar en el entendimiento directo con el gobierno central, una manera de ser "protoestados".

Una última nota: los ejes de conexión Andalucía/Extremadura. Potenciada la Vía de la Plata, la articulación natural con Huelva debe tener su hora. Pero hay algo vivo y potente que Fernández Vara representa, junto a otros muchos, los lazos extraordinarios con Córdoba.

Catedrático de Arquitectura de la Hispalense

vpe@us.es

  • 1