Fabricantes de piel humana

El Hospital Virgen de las Nieves de Granada arrancará el próximo año un innovador proyecto de investigación que podría dar con la solución para grandes quemados que hoy no tienen cura

el 20 ago 2013 / 22:30 h.

Casi imposible no rememorar a Antonio Banderas como inquietante cirujano plástico en La piel que habito de Pedro Almodóvar. Pero no es ciencia ficción sino una terapia celular mucho más seria y que podría beneficiar a cientos de quemados. La sanidad pública andaluza arrancará el próximo año un innovador proyecto para fabricar piel humana en el laboratorio GMP (Goog Manufacturing Practice) del Hospital Virgen de las Nieves de Granada. Una iniciativa que servirá para el tratamiento de grandes quemados y que no tiene precedentes. Surgida de una patente de la Universidad de Granada, la consejera de Salud, María Jesús Montero, presentó ayer este proyecto dentro de los ensayos clínicos en marcha en el ámbito público. ANDALUCÍA CUENTA CON LA PRIMERA SALA BLANCA PARA FORMAR EN TERAPIAS AVANZADAS Para fabricar piel es necesario cultivar los distintos tipos de células que forman parte de la piel humana –fibroblastos y queratinocitos– y disponer de una malla sobre la que colocar dichas células. Esa malla estaría compuesta de fibrina –una proteína humana– y agarosa –que se extrae de las algas y provoca poco rechazo–. La terapia ya se ha probado con éxito para pequeños trozos de piel y el reto, una vez que se superen todas las dificultades técnicas, es lograr recubrir grandes zonas del cuerpo humano. La consejera de Salud presentó ayer algunos de los ensayos clínicos que las salas blancas de los hospitales públicos andaluces desarrollan a la búsqueda de medicamentos para enfermedades que ahora mismo no tienen cura. Son fármacos altamente innovadores basados en la terapia celular y genética. Andalucía tiene aprobados en estos momentos 22 ensayos clínicos, 18 en marcha. Hay tres que están en su último fase y que podrían ser una realidad en un periodo medio de  unos cuatro años. Se reclutarán un total de 400 pacientes para ensayos que buscan la cura del llamado pie diabético –úlceras graves propias de la diabetes que conducen a la amputación– y dos enfermedades del corazón, la miocardiopatía dilatada y la oclusión coronaria crónica. En todos los casos se extraen células del paciente que podrían conducir a la solución de estas dolencias. Montero defendió que uno de cada cuatro ensayos clínicos con células madres se desarrollan en Andalucía, el 25% del país, y recordó que solo otro hospital público de fuera de la comunidad –La Paz, en Madrid– tiene en marcha iniciativas de este tipo sufragadas con fondos públicos. Según detalló, desde 2004 se ha mantenido en los presupuestos andaluces una partida de 500 millones de euros que se comprometió a no recortar en las cuentas de 2014. No obstante, la consejera subrayó la importancia de la captación de fondos privados para este tipo de investigaciones y llamó a las empresas farmacéticas y biotecnológicas a invertir. De los tres ensayos clínicos más avanzados solo el de pie diabético está sufragado en parte por Innovartis, que ha adquirido en exclusiva los derechos de comercialización del futuro fármaco. Montero no quiso desvelar cómo afectarán al área de salud los recortes que deberán hacerse en el Presupuesto andaluz del próximo año. Sólo avanzó que hay que ser “realista” y “al menos tener la vocación de tener un presupuesto similar”. “Si disminuye haremos un esfuerzo de imaginación para que los recortes no afecten a los servicios y la calidad”, sostuvo.

  • 1