martes, 19 marzo 2019
17:48
, última actualización
Local

Factor Obama, factor humano

El mundo entra en un nuevo tiempo en el que vuelve a contar el factor humano. Justo cuando los síntomas eran críticos, con una agónica economía global, con media humanidad amenazada de muerte por la extrema pobreza, lo que la lleva a movimientos migratorios suicidas y sin alternativa.

el 15 sep 2009 / 18:07 h.

El mundo entra en un nuevo tiempo en el que vuelve a contar el factor humano. Justo cuando los síntomas eran críticos, con una agónica economía global, con media humanidad amenazada de muerte por la extrema pobreza, lo que la lleva a movimientos migratorios suicidas y sin alternativa.

En el momento en que crecía el descrédito de las democracias, contaminadas por el poder de la codicia, el mismo que ha iniciado dolorosas guerras de resultado y finales inciertos y dolorosos. Cuando los fundamentalismos varios estaban encontrando territorio abonado en la decadencia provocada tras una época de falsa bonanza y de grandes especulaciones. A la vez que se confirmaba el peligroso deterioro del medio ambiente. En ese momento, llegó la esperanza gracias al factor Obama, posible gracias al factor humano.

No se trata de que el Presidente electo de los EEUU tenga una varita mágica o que vaya a ser infalible y pueda cumplir todas sus promesas. El movimiento que su carisma y su presencia ilusionante ha generado va más allá de su figura. La mayoritaria presencia ante las urnas de estas presidenciales de las mujeres, de minorías que nunca votaron, de jóvenes que no creían en el sistema y que vieron como les aplaudían en los colegios electorales por participar, representa una energía que podría malograrse, pero que, de momento, da fruto.

El "Sí, podemos" ha germinado. Las nuevas generaciones están tomando el relevo y cuentan con modernos instrumentos para hacerse oír. Los expertos aseguran que Internet lanzó a Obama, movilizó su mensaje y desbordó a los medios de comunicación tradicionales, con su credibilidad en brete tras la guerra de Irak y el despiste ante la crisis. En la cumbre de los G21, contando con España, se notará el nuevo factor.

Primero, porque el poder de Bush estará afectado por la influencia de su sucesor y, después, porque la cadena humana sigue. En España hay una convocatoria sin siglas, por la red, para concentrarse ese día. Avisan que la crisis no deben pagarla los mismos y que la voz ciudadana es ya un factor a tener en cuenta.

Periodista. opinion@correoandalucia.es

  • 1