lunes, 21 enero 2019
17:52
, última actualización
Economía

Facua augura subidas «brutales» en la factura de la luz del próximo invierno

La organización de consumidores denuncia que el Gobierno da libertad a las eléctricas para aplicar en los próximos meses grandes subidas y que ya en agosto el recibo engordó hasta un 3%

el 04 sep 2014 / 12:42 h.

luz-electricidad   La bajada en el recibo de la luz de los primeros meses del año (con devoluciones incluidas en algunos casos) fue un espejismo o «escenificación», según el portavoz de Facua-Consumidores en Acción, Rubén Sánchez, que ayer auguró para este invierno subidas «brutales» en el recibo de la luz. Incluso denunció que ya en agosto se han registrado incrementos significativos. Para Sánchez, el cambio regulatorio que se ha producido este año no sólo no va a provocar bajadas tarifarias, sino que da libertad total al sector para aplicar subidas «descomunales» mediante «prácticas oligopolísticas imposibles de evitar con el nuevo modelo impuesto por el Gobierno». Es decir, que las bajadas registradas meses atrás han llegado a su fin. Sánchez puso como ejemplo el recibo de agosto. Un usuario con un consumo de 366 kWh con una potencia contratada de 4,4 kW pagó 75,87 euros (con el 27,19 por ciento de IVA e impuesto sobre la electricidad incluidos), es decir, un 1,4 por ciento más que en el mismo mes del año pasado. Y los ciudadanos que consumieron menos, sufrieron un aumento porcentual mayor. Por una potencia de 4,4 kW y un consumo de 250 hWh la factura de agosto fue de 58 euros, un 3 por ciento más que en agosto de 2013. Eso sí, los malos augurios de Facua no se basan en datos concretos, pero sí en que, según la organización de consumidores, el mercado de futuros del sector pone de manifiesto que los usuarios «están condenados a pagar cantidades cada vez más elevadas por su consumo eléctrico, dado que el Gobierno se niega a aprobar un sistema en el que las tarifas se establezcan sobre la base de los costes reales de la generación energética». Según denunció su portavoz, el Gobierno dio libertad al Ejecutivo de Rajoy para aplicar grandes subidas tarifarias. «Se avecina un invierno duro tarifario», sentenció Sánchez tras defender que lucharán contra el «oligopolio» eléctrico. «No hay capacidad de presión por parte del consumidor», lamentó. Facua denunció en abril al Gobierno de España ante la Comisión Europea al considerar que la nueva fórmula para fijar las tarifas eléctricas (el bautizado como Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor que sustituye a la Tarifa de Último Recurso) vulnera las directivas comunitarias sobre electricidad, derechos de los consumidores y cláusulas abusivas, de ahí que espere que Bruselas expediente a España y se produzca la paralización del «caótico modelo tarifario impuesto por el Gobierno». Facua advierte de que el establecimiento de tarifas diferentes en función del tipo de contador y de su integración en un sistema de telegestión que ni siquiera se encuentra aún validado genera una clara discriminación entre los consumidores, a los que se les aplican condiciones diferentes. A ello se suma la falta de transparencia sobre los precios, que no son comunicados a los usuarios antes de su aplicación. La organización recordó las bajadas en el coste de la electricidad en los últimos meses, pero también advirtió que las tarifas fijas por cada kW de potencia contratada subieron un 92 por ciento en poco más de un año y que son muchas las pegas que las eléctricas ponen a los consumidores que quieren rebajar la potencia contratada.  

  • 1