jueves, 18 abril 2019
09:11
, última actualización
Local

Fallece Adolfo Suárez, el timonel de la Transición

El expresidente del Gobierno Adolfo Suárez ha fallecido en Madrid a los 81 años de edad víctima del alzhéimer que padecía desde hacía más de una década. El Congreso acoge la capilla ardiente del difunto, que será enterrado en la catedral de Ávila.

el 23 mar 2014 / 15:23 h.

TAGS:

El expresidente del Gobierno Adolfo Suárez falleció ayer a los 81 años en la Clínica Cemtro de Madrid. Tal y como había anunciado su hijo el pasado viernes, la muerte del exmandatario era «inminente» y, por ello, había concedido un plazo de 48 horas. La vida del exdirigente apenas aguantó cuatro más de lo previsto debido al «empeoramiento de su enfermedad neurológica», según informaron los doctores que le atendían. FALLECE ADOLFO SUÁREZEl abulense ingresó en el centro médico el pasado lunes por una neumonía. «Aunque el proceso neumológico remitió, su enfermedad neurológica continuó avanzando hasta el final», apuntó la galena Isabel de la Azuela, que explicó que Suárez murió «por EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) reagudizada, en el contexto de la enfermedad de Alzheimer por deterioro neurológico severo». «Es una evolución natural», agregó. Al ser preguntado por las últimas horas del expresidente, el doctor Pedro Guillén indicó que «no se movió nadie» de sus seres queridos, que desde el pasado viernes rodearon al difunto. «Toda la familia, nietos, hermanos, sobrinos... Todo el mundo ha estado en la habitación desde siempre». «Este hombre se ha llevado el calor, la cercanía y proximidad de la familia desde siempre», insistió. «La vida es una persistente sucesión de acontecimientos. Levantarte, acostarte, subir, bajar... y esa persistente sucesión de acontecimientos da momentos tan tristes y tan poco gozosos como éste, que es la muerte de un hombre grande de la Historia de España», agregó. Poco después de estas manifestaciones de cariño, el propio hijo del expresidente Adolfo Suárez Illana quiso agradecer el cariño, especialmente a los medios de comunicación, a los que aprovechó para pedir «disculpas por haberos tenido aquí 48 horas, pero no han sido mejores que las que hemos pasado nosotros». Aunque esperada, la noticia conmocionó a España, con el Rey Juan Carlos a la cabeza, quien indicó con un «dolor muy grande» que había perdido a «un amigo leal». Por su lado, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, decretó tres días de luto oficial y las banderas del país ondean ya a media asta en los edificios gubernamentales, como el Congreso de los Diputados. Precisamente, allí se instalará hoy su capilla ardiente, en la que será despedido con honores de Estado por la clase política nacional. El Monarca, acompañado de la Reina Sofía y la Infanta Elena -los Príncipes acudirán al funeral por el exalcalde de Bilbao Iñaki Azkuna y acudirán por la tarde-, encabezará ese adiós, por los lazos históricos y de amistad que le unían al hombre que él mismo convirtió en duque como agradecimiento a su trabajo por la nación. En 1976, Don Juan Carlos eligió a Suárez, un político procedente del régimen franquista, para dirigir la transición de la dictadura a la democracia tras la muerte de Franco. Al frente del Gobierno, desmontó las estructuras del régimen militar y, tras legalizar los partidos políticos, incluido el comunista, condujo al país a las primeras elecciones democráticas en junio de 1977, en las que los españoles le otorgaron su confianza y, apenas un año y medio más tarde, el país ya tenía su Constitución. En 1981, y por motivos desconocidos, anunció su dimisión, que se vio enturbiada por el intento de golpe de Estado del 23 de febrero, en el que, nuevamente, volvió a desempeñar un papel vital. FALLECE ADOLFO SUAREZ«Nos ha dejado uno de los grandes hombres de nuestra época», lamentó Rajoy. «Es imposible resumir su legado en apenas unas frases, pero todos lo seguimos disfrutando hoy», agregó el presidente, quien acudió hasta el hospital para mostrar sus condolencias a la familia. En sus últimos días en la clínica, su nivel de consciencia había ido empeorando progresivamente y los médicos le aplicaron sedación para las molestias. «Ha estado sereno, rodeado de su familia, con buena calidad de vida hasta el final de sus días», explicó su doctora. El Alzheimer había acabado con todos sus recuerdos, incluido el de su mujer, Amparo. Su muerte por cáncer de mama en 2001 le asestó uno de los mayores golpes en su vida. Cuando su hija Mariam falleció por la misma enfermedad en 2004, Suárez no sabía ya quién era ella. El expresidente del Gobierno será enterrado en la catedral de Ávila, cerca de Cebreros, la localidad en la que nació en 1932. FALLECE ADOLFO SUAREZLa capilla ardiente se instalará hoy en el Congreso de los Diputados. Se seguirá así, por tanto, el mismo protocolo establecido cuando falleció Leopoldo Calvo Sotelo en 2008. Su féretro se instaló entonces en el Salón de Pasos Perdidos de la Cámara Baja, cubierto por la bandera nacional. La Puerta de los Leones se abrirá -solo se hace en ocasiones solemnes- para que los ciudadanos pudieran rendirle un último homenaje. Suárez será enterrado en el Claustro de la seo abulense, en una ceremonia familiar. Allí también reposan los restos del medievalista y presidente de la República en el exilio Claudio Sánchez-Albornoz. Además, hasta ese lugar se trasladarán los restos de su esposa, que actualmente se encuentran en una capilla de la iglesia Mosén Rubí. El 31 de marzo, la Catedral de la Almudena de Madrid acogerá el funeral de Estado de Suárez.

  • 1