Local

Fallece Carrillo Salcedo, referente ético de la educación y el Derecho

El catedrático de la Hispalense muere a los 78 años tras una larga enfermedad. Fue Hijo Predilecto de Andalucía, doctor honoris causa de profunda convicción.

el 19 ene 2013 / 13:21 h.

TAGS:

El presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, (d) entrega el galardón de Hijo Predilecto al jurista de Derecho Internacional Juan Antonio Carrillo Salcedo, en 2009.

Don Juan Antonio Carrillo Salcedo, catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de Sevilla, era un referente para la abogacía, para la educación, para la universidad como institución y particularmente para la Hispalense. Era un referente para Andalucía -Hijo Predilecto en 2009- y un referente del compromiso intelectual que hoy ha sido barrido por una subespecie de tertulianos mediáticos: fue de los primeros en denunciar públicamente el apoyo del Gobierno de Aznar a la guerra de Irak, acusándole de "dañar la democracia", y soportó duras críticas del ala más conservadora de la sociedad sevillana. Carrillo Salcedo falleció este sábado, en su ciudad, a los 78 años de edad.

El maestro o el genio, como le llamaban algunos de sus antiguos alumnos de Derecho, tenía un inquebrantable compromiso con la educación en valores. "La educación es lo que hace posible que todos los seres humanos sin distinción ni discriminación alguna puedan disfrutar de la dignidad legal que les es inherentes", dijo durante su discurso de agradecimiento, el 28 de febrero de 2009, tras recoger la placa de Hijo Predilecto de Andalucía de manos del expresidente Manuel Chaves.

Carrillo Salcedo falleció tras una larga enfermedad. Desde la Universidad de Sevilla lamentaron la pérdida "muy dolorosa" de una figura a la que considera de sus "grandes referentes en el ámbito académico, personal y ético", que fue decano de la Facultad de Derecho de la Hispalense y Medalla de Andalucía en el año 2000. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, escribió en su cuenta de Twitter: "Carrillo Salcedo fue grande en su ciencia, su talante, su humanidad y su compromiso con la democracia". El rector de la Hispalense, Antonio Ramírez de Arellano, también se unió al pésame: "Para nosotros el profesor Juan Antonio Carrillo era mucho más que un gran investigador y una figura internacional del Derecho. Era, y seguirá siendo en nuestra memoria, un hombre de bien y una referencia ética, de la que tan necesitados estamos en estos momentos".

Carrillo Salcedo nació en Morón de la Frontera (Sevilla) en 1934. Doctor en Derecho por la Universidad de Sevilla, era considerado un cualificado experto en Derecho Internacional. Fue decano de las facultades de Derecho de la Hispalense y de la Universidad Autónoma de Madrid. También fue miembro de la Comisión Europea de Derechos Humanos y magistrado del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.
En mayo recibió la Medalla de la Ciudad de Sevilla en el mismo acto en el que el expresidente del Gobierno Felipe González fue nombrado Hijo Predilecto de la ciudad.

Estaba previsto que el próximo viernes moderase la mesa redonda Construyendo la ciudadanía europea en el Parlamento de Andalucía con la Defensora del Pueblo, Soledad Becerril; el secretario general de Andalucía Acoge, Mikel Araguás Cerezo, y la periodista de El País, Soledad Gallego Díaz.

Obtuvo el Diploma cum laude de la Academia de Derecho Internacional de La Haya (Holanda), cuyo Centro de Investigaciones dirigió en 1988. Dirigió más de 36 doctorales y fue autor de 150 estudios sobre Derecho Internacional Público y Privado y Relaciones Internacionales.

Entre las distinciones que recibió destacan la Cruz de Honor de la Orden de San Raimundo de Peñafort en 1986, las encomiendas de Isabel la Católica y Alfonso X el Sabio, la Medalla de Andalucía en 2000, y el Premio Derechos Humanos otorgado por el Consejo General de la Abogacía en 2001. El jurista sevillano es también doctor honoris causa por la Universidad Carlos III de Madrid y académico de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Decía Carrillo Salcedo que la educación permite entender que "no todo vale" y que, por tanto, "es el instrumento para la subversión del desorden establecido". Uno de sus legados es el elogio de esa educación en valores para que, según sus palabras, "podamos recuperar palabras como pudor, decoro, decencia, honestidad, que pueden parecer conservadores pero que hoy, en nuestra sociedad, acaso sean portadoras de una poderosa carga revolucionaria".

  • 1