Economía

Fallece Fernando Guerrero, presidente de honor de la CES

Fallece Fernando Guerrero, presidente de honor de la patronal CES, a los 79 años.

el 22 mar 2011 / 16:44 h.

Fernando Guerrero, en una imagen tomada en 2005.

Todo un caballero, dicen ellas, la simpatía personificada, sostienen ellos. Un hombre de la causa patronal, comentan los empresarios, el abuelo que pesca, recuerdan los nietos. Cocinero genial, apuntan los amigos, una sempiterna sonrisa, precisan quienes trabajaron a su sombra en la Confederación de Empresarios de Sevilla (CES), de cuya fundación participó, allá por 1977, más tarde presidió y hasta el día de ayer ejerció la presidencia de honor.

Natural de Las Cabezas de San Juan (Sevilla), localidad que puso su nombre a un parque como homenaje, quedó huérfano de padre a temprana edad, cosas de la Guerra Civil, era el alcalde y cayó en manos del bando nacional. Compatibilizó estudios de Farmacia y Empresa y estuvo ligado a la CES desde su fundación, al tiempo que promovió un lobby de boticarios, bautizado como Aprofase, o Asociación Profesional de Empresarios de Oficinas de Farmacia Sevillanas. Por entonces, la división empresarial reinaba.

Esta actividad le llevó a entablar una fuerte amistad con otro farmacéutico andaluz en unos tiempos en los que la farmacia no se consideraba empresa ni empresario al farmacéutico. Era Rafael Álvarez Colunga, que presidiría más tarde la Confederación de Empresarios de Andalucía, la patronal CEA. De hecho, cuando este último murió en desgraciadas circunstancias -fue en la mar, de la que ambos estaban enamorados-, Guerrero fue uno de los principales impulsores del acto In memoriam que se le brindó en esa casa de los patronos.

Como empresario fue clave en la gestación de la hoy cooperativa farmacéutica Cecofar -la más grande de España- y estuvo vinculado a la nascencia de una docena de firmas boticarias y de ópticas. Objetivo, aglutinar para que los costes de transporte se redujeran y que, estuviera en un pueblo o en una ciudad, en un barrio rico o pobre, cualquier farmacia tuviera acceso a la totalidad de los medicamentos.

Eran tiempos, asimismo, marcados por el creciente traspaso de competencias estatales a la Junta de Andalucía, entre ellas Sanidad, con no pocos enfrentamientos debido a la deuda contraída con el sector. Desde la presidencia de la CES, exigió abiertamente mejoras al Ayuntamiento de Sevilla, como la reforma de la céntrica Plaza de la Encarnación y la construcción del Metro, y fue firme defensor de la ampliación de Fibes, Cartuja y el Puerto, además de la fusión de las cajas sevillanas. El alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, quiso resaltar ayer tanto "su valía humana como la importante labor realizada al frente de la CES, y su contribución en el impulso de la economía de la ciudad".

Quienes le rodeaban afirman que no se casaba con nadie, hacía gala de su independencia. No en vano, alzó la voz en contra de que Sevilla aspirara a la carrera para ser sede de los Juegos Olímpicos de 2012. "Las carencias no se pueden tapar con tinta de calamar en esta Sevilla que se queda atrás".

Casado y con seis hijos, murió ayer tras una larga enfermedad. Y seguía, con ayuda, pescando. Su barco queda solo en Marbella.

  • 1