martes, 19 marzo 2019
22:14
, última actualización
Cultura

Fallece Francisco Casavella, el último Premio Nadal de novela

El escritor barcelonés Francisco Casavella, ganador de la última edición del Premio Nadal con la novela Lo que sé de los vampiros, falleció ayer en Barcelona a los 45 años a causa de un ataque al corazón, según informó la editorial Destino. Foto: Juanma Rodríguez.

el 15 sep 2009 / 20:01 h.

El escritor barcelonés Francisco Casavella, ganador de la última edición del Premio Nadal con la novela Lo que sé de los vampiros, falleció ayer en Barcelona a los 45 años a causa de un ataque al corazón, según informó la editorial Destino, institución que concede el galardón más antiguo de las letras españolas.

Casavella, cuyo verdadero nombre era Francisco García Hortelano, estaba considerado una de los voces más prometedoras de la última narrativa española. El escritor barcelonés publicó, entre otras, las novelas El triunfo (1990), Quédate (1993) y El día del Watusi (2002-2003), aparecida en tres partes tituladas Los juegos feroces, Viento y joyas y El idioma imposible, antes de ganar el pasado día 6 de enero la 64a edición del Premio Nadal con Lo que sé de los vampiros.

Con esta obra, el autor pretendía dar valor a un tipo de novela histórica que permite ofrecer al lector "una filosofía de la historia". La novela, publicada por Destino, sigue los pasos de Martín de Viloalle, quien asume durante su vida las consecuencias de la única decisión que toma con plena libertad: acompañar a los jesuitas expulsados de España el 2 de abril de 1767.

No obstante, hasta dedicarse a la literatura en 1984, Casavella había desempeñado diferentes oficios y comenzado múltiples carreras. Su primera novela, El triunfo (1990), con la que consiguió el Premio Tigre Juan de Narrativa, está ambientada en el barrio chino de Barcelona, ciudad en la que solía ambientar todas sus novelas, aunque precisamente su relato La cabeza de los reyes trascurre en parajes mucho más exóticos. Es en este momento cuando el joven autor se hace conocido gracias al manejo del lenguaje suburbial y la creación de unos personajes que se expresan en la novela con total naturalidad, sin imposturas literarias. A Casvella le atrajeron los mundos marginales, la delincuencia y sobre todo la gente de la calle.

En 1997 publica la que se considera su mejor novela, Un enano español se suicida en Las Vegas, la historia de una frustración y un desengaño donde destaca el tratamiento de los personajes y el trabajo estilístico y lingüístico; hasta que en 2002 comienza la publicación de un ambicioso proyecto literario, la trilogía El día del Watusi.

Al margen, Casavella desarrolló también su trabajo como colaborador en el suplemento de libros de El País y en otros medios de comunicación, compaginando la escritura de novelas con la de guiones cinematográficos, tales como El triunfo, dirigida por Mireia Ros; Volverás, de Antonio Chavarrías; o Antártida, la ópera prima de Manuel Huerga.

Su opinión sobre estas adaptaciones cinematográficas variaban según de cual se tratase y así, en el caso de El triunfo, Casavella declaró en su momento que prefería "callar y mirar hacia otro lado". El escritor no descartaba adaptar alguna de sus propias obras al cine, por su interés por las diferencias entre esta disciplina y la literatura.

"Cada vez me doy más cuenta de que la novela que prefiero es una forma elaborada de la tragicomedia", afirmó el autor catalán al recibir el Premio Nadal la última noche de Reyes.

  • 1