Local

Fallece Julián Lago, un icono del periodismo en la Transición

La vocación periodística y la libertad informativa caracterizaron a Julián lago, icono del periodismo en la Transición democrática, que falleció la madrugada del martes en Paraguay a los 63 años, tras sufrir un accidente de tráfico en mayo.

el 16 sep 2009 / 06:42 h.

La vocación periodística y la libertad informativa caracterizaron a Julián lago, icono del periodismo en la Transición democrática, que falleció la madrugada del martes en Paraguay a los 63 años, tras haber sido atropellado en mayo por un motorista en un remoto pueblo de Paraguay.

Julián Lago, polémico, genial y particular, quería escribir y "ser él mismo" cuando emprendió su viaje a Paraguay alejándose de "la "farándula del mundo periodístico", tal y como dijo unos días antes de partir.

El periodista español residía desde finales del 2008 en la localidad de Simón Bolívar, al norte de Coronel Oviedo, hasta que sufrió un accidente de tráfico hace dos meses y medio en una carretera, a 120 kilómetros al este de Asunción, de cuyas lesiones no pudo recuperarse.

Julián Lago San José, periodista, nació en Valladolid el 24 de enero de 1946. Acabó sus estudios en la Escuela Oficial de Periodismo de Madrid en 1975 mientras trabajaba como auxiliar de redacción de las revistas del Grupo Mundo (Mundo Diario, Mundo Dossier). Su primer trabajo como periodista le llevó a las páginas del periódico El Norte de Castilla. También colaboró en Estafeta Literaria, Diario Regional y Meridiano 2.000. En 1976 fue nombrado redactor jefe de la revista Interviú y un año más tarde llegó a la dirección de Reporter.

Tras pasar por la subdirección de El Periódico de Cataluña, Julián Lago fue uno de los fundadores del semanario de información general Tiempo, del que fue nombrado director en 1982 y supuso un gran éxito editorial para el grupo.

Su trayectoria en el Grupo Zeta culminó con su nombramiento en mayo de 1987 como director general de Publicaciones, cargo que abandonó a finales de ese año. Tras su salida del Grupo Zeta dirigió, a partir de mayo de 1988, la revista Tribuna de Actualidad.

En el campo de la radio, trabajó en el programa radiofónico de la COPE La linterna, en La Espuela de Radio España, y participó en diversas tertulias radiofónicas y de televisión, como en el programa de Intereconomía Televisión El gato al agua. Colaboró en los diarios El Mundo y La Razón y fue director del periódico Tribuna de Salamanca entre octubre del año 2006 y septiembre de 2007.

En junio de 2008 presentó su última obra, Un hombre solo, donde critica la "farándula del mundo periodístico". Lago afirmó que los medios de comunicación ya no son lo que eran, "sino que ahora son una factoría de mentiras prefabricadas en un despacho". Con estas declaraciones abandonó el mundo del periodismo y se dedicó a escribir, retirándose a finales del 2008 a Paraguay, país donde residía y colaboraba con una comunidad indígena.

Por otra parte, en febrero de 1993, Telecinco estrenó el programa La máquina de la verdad, que lanzó a Julián Lago a la fama entre el gran público. El programa lo popularizó entre los espectadores, que eran testigos de cómo las evoluciones del polígrafo delataban las supuestas falsedades o certezas de los personajes que se sometían al juicio del famoso detector de mentiras. En Telecinco presentó además los programas Misterios sin resolver, Debate abierto y Por hablar que no quede. Su polémica trayectoria le llevó en varias ocasiones ante la Justicia, que le condenó en junio de 1997 al pago de 30 millones de pesetas de forma conjunta con la modelo Antonia Dell'Atte por los insultos vertidos en el programa La máquina de la verdad contra Ana García Obregón. Su carrera profesional fue reconocida con el Premio Nacional de Entrevistas Manuel del Arco y con el Premio Mariano José de Larra (1983), y recibió el Óscar de la Comunicación en el año 1981.

  • 1