miércoles, 20 febrero 2019
15:23
, última actualización
Local

Fallece la quinta víctima de la explosión de la pirotecnia de Benacazón

Dos de los trabajadores salieron disparados fuera del taller de carga donde se produjo el siniestro. Los cadáveres tendrán que ser identificados por el ADN.

el 03 jun 2010 / 11:47 h.

TAGS:

El herido por una explosión registrada en la pirotecnia Virgen de las Nieves de Benacazón (Sevilla) ha fallecido pasado el mediodía, según han informado a Efe fuentes del Hospital Virgen del Rocío.

Alejandro del V.C. se encontraba en la Unidad de Quemados del Centro Hospitalario con el 98 por ciento del cuerpo quemado y con ventilación mecánica tras la explosión de la pirotecnia, en la que fallecieron cuatro operarios, Antonio G.P., Antonio M.R., Juan G.G. y Manuel G.M.

Los trabajadores fallecidos se encontraban en la nave de la pirotecnia cuando se produjo sobre las 13.00 horas y por causas que se desconocen una explosión, que originó gran cantidad de llamas y humo.

El entierro estaba previsto para mañana sábado, pero las dificultades en la identificación de los cadáveres -por medio del ADN- parece que van a retrasar la ceremonia para el próximo domingo.

Especialistas en explosivos de la Guardia Civil, así como peritos de la consejería de Empleo de la Junta de Andalucía investigan en la pirotecnia las posibles causas de la explosión.

La pirotecnica "Virgen de las Nieves" de Benacazón, donde ayer fallecieron cinco trabajadores, superó una inspección rutinaria de la Guardia Civil, unas de las dos que por ley debe hacer cada año.  Fuentes del Instituto Armado señalaron que "todo estaba perfecto" en la fábrica.

La explosión del módulo 8 -el taller de carga más pequeño de la fábrica situada en la carretera del cementerio- provocó en torno a las 13.00 horas la muerte de cinco trabajadores de la empresa, uno de ellos uno de los propietarios, mientras que el quinto, un amigo de los anteriores y que se había acercado hasta allí en bicicleta, resultó herido de gravedad y se encontraba ingresado en el área de quemados del hospital Virgen del Rocío, tras ser derivado desde el San Juan de Dios de Bormujos, pero finalmente ha fallecido.

Según explicó en el lugar de los hechos Antonio Pachón, asesor técnico del servicio de emergencias 112 de Sevilla, en torno a las 13.00 horas "se produjo la explosión de un polvorín donde había material pirotécnico almacenado, allí estaban los cuatro fallecidos". Eso sí, a pesar de tener quemaduras en el 98% de su cuerpo, el herido consiguió alejarse por su propio pie del foco de la explosión que continuó durante bastante tiempo debido a la volatilidad del material pirotécnico almacenado.

En cuanto a los cadáveres, dos de ellos fueron dispersados a causa de la fuerte explosión en los alrededores de las instalaciones siniestradas. "La zona de entrada estaba destrozada y también se vio afectado un segundo módulo pero no tenían material pirotécnico dentro", precisó el asesor técnico.

Desde el 112 se activó el operativo que de inmediato se trasladó hasta el lugar: "Cuatro vehículos de la Empresa Pública de Emergencia Sanitaria (EPES-061), bomberos de cuatro parques de la provincia, Guardia Civil, con 15 patrullas y 34 efectivos, Policía Local y Policía Judicial".

La urgencia estaba también enfocada a evitar que la explosión se trasladara a otros módulos o a la otra pirotecnia del pueblo, Nuestra Señora del Rosario, cuyas instalaciones se encuentran justo al lado de la afectada.

PELIGROS. Los investigadores de la Policía Judicial no pudieron empezar de inmediato con las pesquisas ya que las explosiones se sucedían, aunque eran menores, debido no sólo al material pirotécnico que se encontraba en el propio módulo, sino también al que se había expandido por los alrededores a causa de la deflagración, lo que provocó un pequeño fuego entre los matorrales cercanos. De ahí que horas después todavía los bomberos continuaban refrescando y buscando piezas esparcidas, aunque el incendio se dio por extinguido a las 14.37 horas.

Según explicó la Guardia Civil, a pesar del riesgo, su equipo de desactivación de explosivos, Tedax, estaba trabajando con la Policía Judicial desde el foco hacia el exterior para determinar las posibles causas del suceso. El propio grupo rescató, a su vez, cuatro sacos de artefactos pirotécnicos que no llegaron a explosionar para trasladarlos a un lugar seguro con transporte especializado.

La nave afectada se encuentra a unos pocos kilómetros del núcleo urbano de Benacazón y se accede a ella por una carretera de piedras y arena. Cuando llegaron los bomberos lo primero que tuvieron que hacer fue desescombrarla para poder sacar los cadáveres. Mientras, guardias civiles y miembros de Protección Civil se dedicaban a atender a los familiares que nada más conocer la noticia se acercaron hasta allí, y que sufrieron crisis de ansiedad.

Los efectos de la fuerte explosión se dejaron sentir en los pueblos cercanos, como aseguró Manuel López Real, vecino de Sanlúcar la Mayor, a unos cinco kilómetros: "Era como si un avión traspasara la barrera de sonido". Junto a él, Juan Guzmán, también de Sanlúcar la Mayor aunque lleva muchos años viviendo en Benacazón, relató que un familiar que iba por la A-49 "creía que había pinchado una rueda del coche cuando se produjo la explosión". Igualmente, contaron que la explosión había arrancado incluso algunos de los olivos situados junto al taller de carga, el más próximo a la entrada de las instalaciones.

También se acercaron hasta el lugar unos clientes de la empresa, quienes remarcaron: "Se han gastado un dineral arreglando las instalaciones y ahora sucede esto. Ha afectado al módulo más pequeño porque es donde se hacen las mezclas". Los mismos clientes, que no se quisieron identificar, dijeron que "es la época de más trabajo por las romerías y las fiestas de los pueblos".

Sobre las 16.10 horas concluyó el levantamiento de los cadáveres que fueron trasladados al Instituto Anatómico Forense. Fuentes de la Guardia Civil indicaron que aclarar las causas llevará bastante tiempo e igual de difícil será identificar los cuerpos. Sólo uno es posible que pueda identificarse por las huellas, los otros tres tendrán que ser analizados a partir de hoy por el ADN porque "están destrozados".


  • 1