Local

Fallece una joven pareja asfixiada en Málaga por un brasero casero

Una pareja formada por un chico de 23 años y una joven de 19 falleció ayer en Málaga al asfixiarse por las emanaciones de gas procedentes de un brasero casero, fabricado con una lata de pintura y con rescoldos de una chimenea. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:21 h.

TAGS:

Una pareja formada por un chico de 23 años y una joven de 19 falleció ayer en Málaga al asfixiarse por las emanaciones de gas procedentes de un brasero casero, fabricado con una lata de pintura y con rescoldos de una chimenea. Los cadáveres fueron hallados por un familiar en el dormitorio de la pareja.

Los jóvenes, F.M.M. y A.O.C., pasaron la Nochebuena con la familia en otra vivienda pero tras la velada regresaron a su casa en la calle Ruiz y Maiquez de la barriada malagueña de Campanilllas y se acostaron pronto. La mañana de Navidad, sobre las 10.10 horas, un familiar acudió a su casa y al ver que no contestaban entró en la vivienda, donde descubrió sus cuerpos sin vida en el dormitorio.

El 112 recibió las llamadas de aviso sobre las 12.15 horas, si bien los efectivos sanitarios del 061 desplazados hasta el lugar de los hechos sólo pudieron certificar el fallecimiento de ambos jóvenes.

Las primeras investigaciones apuntan a que habrían utilizado una lata de pintura como brasero, con carbón, supuestamente, procedente de los rescoldos de otra chimenea distinta de la del inmueble, ya que al parecer ésta no tenía signos de haberse usado, según fuentes policiales, que precisaron que no se produjo incendio alguno. La pareja, que llevaba un año residiendo en la vivienda, habría muerto mientras descansaba en el dormitorio, al consumirse el oxígeno de la habitación por hallarse el brasero en un lugar sin la ventilación adecuada, según la hipótesis inicial.

Autopsia. No obstante, la Policía Nacional y el Juzgado de Guardia se han hecho cargo de la investigación y del levantamiento de los cadáveres, a los que se practicará la autopsia. Por ello, las fuentes policiales precisaron que hasta que no se tengan estos datos y se termine la actuación por parte de los agentes del Grupo de Homicidios no se puede determinar con certeza lo ocurrido.

Los jóvenes F.M.M., de 23 años, y A.O.C., de 19, habían comprado y arreglado la casa de dos plantas, situada en el casco urbano de Campanillas, en la zona oeste del municipio malagueño, y sólo hacía un año que se habían traslado a vivir a la misma.

  • 1