Local

Fallos humanos en el accidente de Spanair

Ayer se hizo público el segundo informe de la Comisión de Investigación de Accidentes sobre la tragedia del MD-82 de la compañía Spanair que se estrelló el 20 de agosto de 2008 durante la maniobra de despegue en el aeropuerto de Barajas, un siniestro en el que perdieron la vida 154 personas...

el 16 sep 2009 / 07:20 h.

Ayer se hizo público el segundo informe de la Comisión de Investigación de Accidentes sobre la tragedia del MD-82 de la compañía Spanair que se estrelló el 20 de agosto de 2008 durante la maniobra de despegue en el aeropuerto de Barajas, un siniestro en el que perdieron la vida 154 personas. A dos días de cumplirse un año del accidente, los expertos tienen claro que se produjo un error humano en la configuración del aparato para el despegue y que el sistema de alerta para detectarlo no funcionó. Es decir, que los fallos humanos y técnicos se aliaron en una catastrófica concatenación.

Para el Sepla, el sindicato de pilotos, las conclusiones del informe son "decepcionantes y amargas" y no añaden nada a lo que ya se sabía, pues en todos los accidentes hay una confluencia de circunstancias y, aunque pudo haber un fallo de los pilotos, también hubo un fallo técnico del sistema de alerta, un sistema cuyo cambio hace ya décadas que se está reclamando. Lo que sí parece cierto es que ese aparato tuvo que volver al hangar por una avería previa en una sonda de temperatura (que el informe no vincula directamente con la desencadenante del accidente), y que cuando se iniciaron las maniobras de despegue los pilotos se veían presionados debido al retraso acumulado por el vuelo.

¿Tal circunstancia derivó en una distracción que llevó a los pilotos a olvidar accionar los mecanismos de las alas necesarios para la operación de despegue y más tarde omitir la comprobación de su funcionamiento? El adagio "todo lo que es posible, ocurre" no debería aplicarse jamás a una situación en la que se pone en juego la vida de las personas, pero lamentablemente la experiencia demuestra que el fallo humano está presente en todos los ámbitos. Por ello lo único recomendable, en la convicción de que ningún informe aclaratorio podrá servir de compensación a los familiares de los muertos, es establecer la obligación de reforzar y multiplicar los controles y verificaciones a las que se someten los aviones comerciales para que sean cada vez más seguros.

  • 1