Local

Falta ambición

Mientras algunos se pierden en círculos melancólicos y nostálgicos de la nada con sifón y otros parece que corren pero, en realidad, si siquiera andan, algunos actúan en esta ciudad de mirones en la que todo cuesta tanto que, será por eso, hay pocas personas interesantes dispuestas a poner sus conocimientos y sus ganas al servicio del mejor futuro posible. Nos faltan referentes dispuestos a...

el 15 sep 2009 / 20:38 h.

Mientras algunos se pierden en círculos melancólicos y nostálgicos de la nada con sifón y otros parece que corren pero, en realidad, si siquiera andan, algunos actúan en esta ciudad de mirones en la que todo cuesta tanto que, será por eso, hay pocas personas interesantes dispuestas a poner sus conocimientos y sus ganas al servicio del mejor futuro posible. Nos faltan referentes dispuestos a actuar sin tener en cuenta a los que tratan de nublar el sol cada día, por el único hecho de que no lo hacen brillar ellos. Actuar sin escucharlos porque cuando el sol les calienta y les gusta, no se rinden y buscan otros motivos para la levedad ¿insoportable? de su descontento. Menos mal que algunos creen que en Sevilla vale la pena apostar. Por ejemplo, La Caixa de Cataluña, que acaba de solicitar a la Junta de Andalucía la concesión de las Reales Atarazanas para hacer aquí lo que funciona en Barcelona y Madrid como centro de actividades culturales, el CaixaForum de Sevilla. Atentos y tomen nota quienes desde aquí están obligados a gestos y actuaciones valientes, interesantes y de futuro real, entidades que se mueven no sólo lentamente sino, generalmente, de una manera tan convencional que casi nada aportan. ¿Se imaginan que algo parecido se le hubiera ocurrido a nuestra Cajasol? Falta ambición, está claro y, todos los que de alguna manera tienen algo que ver con la entidad, deberían hacerse algunas preguntas sobre la necesidad de una política cultural más ambiciosa de nuestra caja. Desde el principio, porque, ya puestos, observen los logos de La Caixa y de Cajasol y verán que hay vuelos largos y vuelos cortos. Falta ambición.

Periodista

  • 1