Deportes

Faltó Davis y se fue la defensa del Cajasol en Madrid

El Cajasol, que no pudo contar a última hora con su pívot estadounidense, cuadró un primer tiempo casi perfecto pero después no pudo mantener el nivel atrás ante el Real Madrid.

el 06 nov 2011 / 19:55 h.

Yorgos Papandreu, Karolos Papulias y Antonis Samaras, reunidos para pactar el Gobierno de unidad nacional.

Si ganar al Real Madrid, a este Real Madrid con un fondo de armario abisal, es tarea harto compleja, sin disponer de tu jugador más determinante la misión se convierte en un imposible. El golpe psicológico fue, tal vez, más difícil de asimilar por cuanto hasta el calentamiento sobre el parquet no hubo confirmación de que Paul Davis, el jugador doble 20, no se iba a colocar la magenta. En esos términos, el partido se convirtió en un ejercicio de confirmación de que los jugadores de este Cajasol se encerrarían 500 días y 500 noches en un módulo de experimentación si Joan Plaza lo pidiera como forma de buscar nuevos caminos para la victoria.

Y a fuerza de creer en sus argumentos, durante medio partido hubo partido, hasta que se resquebrajó la fuerza y la concentración lastradas por esos periódos de desacierto en ataque que también son comunes en este Cajasol, coincidiendo con el despertar de un Real Madrid que tras el descanso subió varios escalones en defensa y en ataque.
El primer tiempo fue para enmarcar. Lejos de sentirse víctima de los isquiotibiales de Davis, el Caja se agarró al partido como un montañero a una cuerda en una pared vertical. Controlando el rebote y con la actividad defensiva en plena ebullición, los sevillanos consiguieron apuntarse la primera condición necesaria para asaltar el Palacio de los Deportes de Madrid, cuyos más de 10.000 espectadores tributaron una gran ovación a Joan Plaza al aparecer en la pista. El Madrid no podía correr y con el acierto de Carl English (10 puntos en el primer cuarto) el Cajasol ejercía un dominio sobre los aconteceres del partido ganado a pulso.

El mejor Calloway de lo que va de temporada ponía un triple al inicio del segundo periodo que estructuraba la primera ventaja seria de los visitantes (19-24), que en ese trance de felicidad se le volvió esquivo el aro contrario en una serie de acciones donde el balón decidió que no quería besar la red en tres acciones de Calloway, Bogdanovic y Urtasun que podían haber multiplicado el desconcierto de un Madrid a disgusto porque se sentía a remolque pero vio cómo lograba empatar en su peor momento (26-26), cuando menos lo merecía.

Haciendo mucho daño debajo del aro, especialmente Bogdanovic y Jasen, en un partido ideal a ritmo de 60 puntos, el Cajasol se fue al descanso sin acordarse de Davis (31-36) y con la sensación de que su ventaja podía haber sido mayor.
Nada fue igual después. Fue un encuentro totalmente diferente, a contracorriente para los del San Pablo. El Madrid saltó más espabilado y encontró la gran efervescencia anotadora de Pocius, autor de once puntos en este tercer periodo. La defensa cajista no llegaba a los tiros exteriores y el 10-0 de salida se complementaba para los de Laso con la dificultad del Cajasol para producir en ataque, apenas con tiros libres. De hecho, si logró rehacerse del 48-39, tras un triple de Rudy Fernández, fue por los diez tiros libres (14 de 16 en el total a esa altura) que logró sacar a base de fajarse, porque en canastas de juego en estos diez minutos sólo aportó tres (53-52).

Después de tanto remar, el inicio del periodo decisivo repitió el del anterior como un Día de la Marmota. 7-0 de salida y otra vez la cuesta arriba. La disposición zonal que planteó Joan Plaza la aniquilaron Mirotic y Carroll con dos triples. La defensa seguía sin acudir a tiempo a los tiros más alejados y con ese medio metro para armar y tirar, el Madrid se demostró letal. Un partido que iba para 60 puntos acabó casi en 80 para el vencedor, la media habitual de los blancos, inalcanzable para un Cajasol derrotado pero con su prestigio intacto.

-Ficha técnica.

78. Real Madrid (17+14+22+25):
Sergio Rodríguez (13), Carlos Suárez (3), Rudy (12), Mirotic (14) y Tomic (2) -quinteto inicial- Ibaka (0), Carroll (6), Pocius (15), Llull (0), Reyes (6) y Begic (7).

65. Cajasol (17+19+16+13): Triguero (10), Satoransky (5), P. Jasen (4), Bogdanovic (11) y English (14) -quinteto inicial- T. Urtasún (4), Calloway (8), Rubio (6), Tepic (3), Izquierdo (0) y Balvin (0).Árbitros: Hierrezuelo, García González y Sánchez M.

Incidencias: Sexta jornada de la Liga ACB. Palacio de los Deportes de la Comunidad de Madrid, 10.184 espectadores.

  • 1