lunes, 22 abril 2019
21:58
, última actualización

La familia de la joven desaparecida amplía la búsqueda a Málaga

La Guardia Civil busca en cortijos, garajes y en e lpantano de Puebla de Cazalla

el 18 nov 2013 / 17:36 h.

fotonoticia_20131117181439_La familia de Ana Isabel Maqueda Arispón, que desapareció el pasado viernes en Marchena, ha ampliado la búsqueda de la joven de 28 años hasta Málaga y algunos pueblos de esa provincia adonde han llevado carteles con sus fotografías y han preguntado si alguien la había visto, aunque sin éxito. “Nos han dicho que se habían enterado de la desaparición por la televisión, pero no la han visto ni a ella ni al coche”, explicó ayer su hermano Ángel, que indicó que Ana Isabel estuvo trabajando en Fuengirola, municipio en el que no obtuvo ningún resultado positivo.

La familia señaló que de momento no tienen novedades sobre el posible paradero de la joven ni pista alguna sobre su coche, un Citröen C color gris plomo, que es uno de los elementos clave en torno a los cuales gira la búsqueda, que continuó el domingo en varios pozos, el pantano de La Puebla de Cazalla y la carretera de acceso al mismo, donde volvieron ayer. Los agentes se han entrevistado con los familiares, sus amigos e incluso su exnovio a la búsqueda de cualquier pista, aunque no han trasladado ninguna información a la familia.

El operativo sigue adelante con inspecciones y labores de rastreo en cortijos abandonados, garajes de alquiler, pozos e incluso el pantano, mientras que la Guardia Civil ha interrogado al entorno familiar y social de la chica.

El viernes por la mañana la joven se encontraba algo enferma y su abuela, sobre las 07.30 horas, visitó su habitación para dejarle un vaso de leche antes de marcharse a una consulta médica. Al regresar, sobre las 11.30, la joven ya había abandonado la vivienda. Después de que por la tarde su hermana, también compañera de trabajo, avisase de que Isabel no había acudido a su puesto, saltaron todas las alarmas.

Denunciada la desaparición, la Guardia Civil activó el protocolo correspondiente a una desaparición de “riesgo algo” y comenzó a funcionar el viernes con inspecciones en Marchena y sus alrededores, así como en cortijos abandonados y zonas de poco tránsito de Osuna. El sábado, los agentes extendieron las labores con una ronda informativa entre los guardas de campo de la zona y ya el domingo dirigieron sus pesquisas hacia los garajes y cocheras de alquiler de la zona.

  • 1