martes, 26 marzo 2019
09:33
, última actualización
Local

Farruquito consigue la libertad condicional

El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, condenado a tres años de prisión por un atropello mortal cometido en septiembre de 2003, ha logrado la libertad condicional después de casi seis meses en tercer grado, con una pulsera de control telemático que le permitía dormir fuera de la cárcel y que no tendrá que llevar más. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 21:14 h.

TAGS:

El bailaor Juan Manuel Fernández Montoya, Farruquito, condenado a tres años de prisión por un atropello mortal cometido en septiembre de 2003, ha logrado la libertad condicional después de casi seis meses en tercer grado, con una pulsera de control telemático que le permitía dormir fuera de la cárcel y que no tendrá que llevar más. La nueva situación le llega al artista tras cumplir dos tercios de su condena.

Fuentes cercanas a Instituciones Penitenciarias informaron de que el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria aprobó el martes pasado concederle la libertad condicional, tras recibir un informe "favorable" del centro penitenciario "en atención al buen comportamiento" del bailaor, que no dormía en la cárcel desde el pasado julio gracias al dispositivo telemático, que garantizaba que pasase en su domicilio las ocho horas a las que le obligaban las condiciones de su libertad vigilada.

El beneficio penitenciario era de esperar, puesto que Farruquito fue considerado un recluso modélico durante su estancia en la cárcel, además de tener un trabajo, un domicilio y arraigo suficiente como para que no hubiese riesgo de fuga. Por el tipo de delito que cometió, tampoco se le suponía peligro de reincidencia.

De esta forma, dos años después de que el artista ingresara en prisión el 16 de enero de 2007, el juez le ha otorgado la libertad condicional tras el cumplimiento de dos tercios de su condena, de manera que el bailaor podrá pasar el año que le queda de prisión sin estar controlado por la pulsera que se le otorgó cuando se le concedió el tercer grado. En todo caso, tendrá que estar a disposición del juez si se requiere su presencia.

  • 1