Cofradías

Fe en el Viacrucis

el 15 feb 2013 / 20:31 h.

Fe en el Viacrucis, más que el Viacrucis de la Fe, por los avatares que se han producido en su preparación, por la riada de opiniones que han llenado las páginas de los medios en las últimas semanas, por la expectación inquieta de sus organizadores y por la contrariedad de los que conocen la imposibilidad de seguir físicamente el ejercicio piadoso al que se les convoca.
Dejando a un lado los pros y contras que se han aducido, sobre la decisión del arzobispo, la elección de las imágenes, su ubicación, recorridos de acceso, en paso o en andas, etc..., a solo unas horas de esta celebración magna, conviene centrarse en la respuesta que los cofrades, sevillanos y foráneos hemos de dar al acto religioso al que hemos sido llamados, porque más allá de ver procesionar a titulares de una aceptación popular incuestionable, por encima de la grandiosidad de un acontecimiento histórico para las hermandades hispalenses, está el recordatorio a todos los fieles de que la Iglesia vive el Año de una Fe que tenemos que renovar y fortalecer, pues nuestro dimisionario Papa ha detectado en esta sociedad progresivamente descreída y abiertamente agnóstica una falta alarmante de los valores humanos que en otro tiempo fueron pilares de una creencia mayoritariamente compartida y, sin duda, internamente sentida.
Quienes participemos deberíamos hacerlo admirando la compleja escenificación de un Víacrucis singular, sin precedentes en la ciudad, extasiándonos en la fuerza devocional de los Cristos integrantes, pero, sobre todo, reflexionando, aunque sea en la interioridad posterior, en la necesidad de redescubrir nuestra propia fe, alimentándola con el testimonio diario e invitando a los demás a que encuentren en ella un sentido más profundo a su existencia.

  • 1