Cultura

'Fedra' hace historia en el Lope

Bajo una nube de flashes, Ana Belén llegó al Lope de Vega para presentar Fedra, un montaje que fue estrenado en el Festival de Mérida y que ha levantado una enorme expectación.

el 14 sep 2009 / 20:07 h.

Bajo una nube de flashes, Ana Belén llegó al Lope de Vega para presentar Fedra, un montaje estrenado en el Festival de Mérida, que ha levantado una enorme expectación. Pocas veces el teatro había agotado el papel con varias semanas de antelación.

Todavía, en la mañana de ayer llegaban algunos despistados queriendo hacerse con una localidad para ver Fedra. Mientras que en la taquilla varios espectadores se afanaban en valde para conseguir una entrada, la mismísima Ana Belén entraba por la puerta acompaña por Fran Perea y el director del montaje, José Carlos Plaza. "Debe sonar a tópico, pero con el corazón en la mano, este trabajo es uno de los que más me ha enriquecido en mi carrera", decía la actriz y cantante, saboteada en su intervención por preguntas de periodistas de la prensa rosa que no quiso responder.

"Fedra es la historia de amor más grande jamás contada y ha sido un desafío volver a narrarla", dijo Plaza, responsable de un espectáculo que se ha basado en la versión del mito griego realizada por Juan Mayorga. "Más que una recreación, ésta es una obra absolutamente inédita", dijo defendiendo el texto.

Con Fedra, Ana Belén ha regresado al teatro encarnando a la despechada protagonista que da título a la obra. Fedra, hija de Minos y Pasífae, fue raptada por Teseo, con quien se casó. Pero su corazón latía por Hipólito, personaje al que da vida en este montaje el joven actor y también cantante Fran Perea, escueto en palabras pero muy bien agasajado por Plaza: "Es difícil contemplar mayor verdad en el escenario que la que se percibe cuando se ve a Fran dando la réplica a Ana Belén", afirmó el también director escénico de la ópera Fidelio, estrenada en el Maestranza la pasada temporada.

Después de un mes y medio de "exhaustivos ensayos", Ana Belén se sintió preparada para lanzarse sin red en una producción en la que "todos los personajes están inoculados por el virus del amor". "Aquí todo sucede a lo bestia, aunque Fedra no sea una mujer sentimental, al final Mayorga sí que ha deslizado un hálito de esperanza, queremos que la gente se vaya a casa valorando más las relaciones humanas", dijo la protagonista de un montaje que también cuenta con la televisiva actriz Alicia Hermida.

Ana Belén, que no acudía como actriz a Sevilla desde que en 1994 presentara en el Lope La hija del aire, dejó claro ayer su pulcritud a la hora de escoger unos papeles u otros. "Sobre el escenario me da igual ser una mujer sufridora o una feliz heroína, he hecho todos los géneros posibles y jamás me he identificado con los personajes, en eso radica la magia de actuación, cuando cae el telón, cuelgo el disfraz", argumentó en tono desmitificador.

En la mejor tradición de la tragedia clásica, la Fedra de Plaza, despojada de adornos escenográficos, deja caer todo el peso sobre los protagonistas en una de las piezas de teatro "más difíciles que ha acogido la cartelera en los últimos años". Fuera del escenario, con una "empatía total" entre los actores, Ana Belén no descartó hacer alguna que otra colaboración musical con Fran Perea.

  • 1