martes, 11 diciembre 2018
19:40
, última actualización

Felipe González recomienda a Díaz no adelantar las elecciones

El expresidente del Gobierno reprocha a algunos jueces que toman decisiones judiciales con criterios políticos, una práctica que también extiende a informes elaborados por la Policía.

felipeEl eco de la posibilidad de que la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, decida adelantar las elecciones autonómicas no cesa, a pesar de que ella trató de zanjar esta posibilidad en una entrevista reciente, donde aseguró que en su gobierno hay «estabilidad» y que se siente «cómoda» con sus socios de IU. Esta idea de Díaz de llegar hasta el final de la legislatura se afianzará aún más si escucha los consejos del expresidente del Gobierno Felipe González. El socialista, tras participar en los desayunos informativos organizados por Europa Press y la Fundación Cajasol, acto al que también asistió la presidenta de la Junta, manifestó que «yo no recomiendo nada a nadie», aunque a renglón seguido dijo de forma tajante que él «no» cree que sea conveniente adelantar los comicios. Durante este encuentro, en el que González estuvo acompañado de muchos compañeros de partido como el expresidente de la Junta, José Rodríguez de la Borbolla; la presidenta del PSOE, Micaela Navarro; las exministras Magdalena Álvarez y Rosa Aguilar; y un buen número de consejeros, fue muy claro y contundente en sus reflexiones. Aseguró que nunca ha creído que el expresidente de la Generalitat catalana Jordi Pujol sea corrupto y apuntó a la posibilidad de que sea una «operación de cobertura» para proteger a sus hijos. Repecto a la reunión que mantuvieron el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el actual presidente de la Generalitat, Artur Mas, para hablar de la consulta catalana, admitió que él tuvo mucho que ver en ese encuentro y se aventuró a decir que no cree que Mas se salte la legalidad. En este punto aprovechó para censurar que «llevamos muchos años judicializando la política» y abusando de la práctica de acudir a un árbitro judicial, cuando no se es capaz de llegar a acuerdos políticos. Esta situación, censuró, ha provocado que haya un buen número de «jueces que toman decisiones judiciales con criterios políticos», una práctica que, según dijo, se extiende a informes policiales «que califican comportamientos y no describen hechos», sin aclarar a qué casos se estaba refiriendo. En su intervención, que tuvo un corte eminentemente económico, admitió que «a la altura de mi vida no me importaría que la política de Rajoy tenga éxito, porque repercutiría en la realidad española». «Hay que trabajar por los intereses generales», insistió. No obstante, González censuró ayer el optimismo del Gobierno central sobre las noticias que transmite de una salida de la crisis. También aseguró que la situación es de «extrema, extrema, extrema gravedad» y auguró que tras las elecciones vendrán nuevos recortes. Para crecer recomendó al Gobierno que cambie de política y defendió a ultranza la sanidad y la educación públicas y de calidad. El expresidente del Gobierno también hizo referencia al nuevo líder del PSOE, Pedro Sánchez. Alabó su forma de actuar, «porque está siendo sensato y no se deja arrastrar por la crisis de los partidos cuando pierden una elección y la pierden de una manera tan dramática como se perdieron las últimas». A sus compañeros de formación les pidió que recuperen su vocación de mayoría y que presenten un proyecto claro para salir de la crisis en un plazo de 10 o 15 años, en el que se recupere el Estado del Bienestar y se haga un inversión capital en educación y sanidad.

  • 1