Cultura

Felipe II llega a la National Gallery

Felipe II, en los fabulosos retratos del Tiziano y de Antonio Moro y en las esculturas de los Leoni, ha llegado a la National Gallery en el marco de una exposición dedicada a la época de esplendor del género renacentista por excelencia. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 16:46 h.

Felipe II, en los fabulosos retratos del Tiziano y de Antonio Moro y en las esculturas de los Leoni, ha llegado a la National Gallery en el marco de una exposición dedicada a la época de esplendor del género renacentista por excelencia.

"Tiziano y Moro son los dos grandes maestros del retrato cortesano", señaló el director del Museo del Prado, Miguel Zugaza, mientras recorría la exposición londinense y la comparaba con la celebrada anteriormente en la pinacoteca madrileña. "Hay obras que no han podido viajar entre las dos capitales por cuestiones de conservación", dijo Zugaza.

Así, el autorretrato juvenil de Alberto Durero o el gran retrato ecuestre de Carlos V en la batalla de Mühlberg, de Tiziano, no han venido a Londres, y a la inversa no pudieron viajar a Madrid algunas obras maestras de la National Gallery.

Entre ellas están el maravilloso retrato del matrimonio Arnolfini, de Jan Van Eyck, y el apodado "Los Embajadores", de Hans Holbein el Joven, con su famosa calavera anamórfica como "memento mori".

Tampoco pudieron verse en El Prado dos retratos de pontífices de profunda penetración psicológica: el de Julio II della Rovere, de Rafael, que se conserva en la propia galería de la plaza de Trafalgar, y el de Pablo III, de Tiziano, procedente del Museo de Campidonte (Nápoles).

"Sólo falta el de Inocencio X, de Velázquez (del museo Doria-Pamphili, de Roma)", comentó Zugaza al ver esos dos retratos de papas juntos en la misma sala.

Según explicó uno de los comisarios de la exposición, Luke Syson, especialista en el Renacimiento italiano de la National Gallery, en el Prado hubo toda una sección dedicada a la difusión del retrato por Europa gracias a las nuevas técnicas de impresión y al grabado.

Tanto los representantes de la National Gallery como el director del Prado han querido hacer hincapié en el "gran espíritu de colaboración" existente entre ambas pinacotecas, que se complementan en muchos aspectos, y se dicen dispuestos a continuar esa cooperación en próximas exposiciones.

  • 1