Cultura

Félix Grande sitúa a Caracol como «el mejor de todos los tiempos»

El ambiente fue magnífico en la apertura del Congreso del Centenario de Manolo Caracol. Se han superado las previsiones en cuanto a congresistas. Sin embargo, la pobreza de contenido decepcionó a los asistentes.

el 16 sep 2009 / 02:20 h.

El ambiente fue magnífico en la apertura del Congreso del Centenario de Manolo Caracol. Se han superado las previsiones en cuanto a congresistas. Sin embargo, la pobreza de contenido decepcionó a los asistentes.

Ya dijimos en su momento que el Congreso de la Junta para conmemorar el centenario del nacimiento del genio sevillano Manolo Caracol no iba a servir de mucho por el pobre programa que había elaborado la Agencia Andaluza para el Desarrollo del Flamenco. No se puede hacer un congreso sin verdaderos especialistas en la obra del cantaor de la Alameda, porque los congresistas se aburren. De hecho, el salón de actos del remozado Pabellón de México estaba lleno por la mañana, y por la tarde no fue ocupado ni la mitad del aforo. Lógico, porque la conferencia inaugural de Manuel Ríos Ruiz fue soporífera, sobre todo porque el prestigioso flamencólogo jerezano vino a decir lo de siempre y el evento se ha organizado para analizar la obra del fenómeno, para descubrir al cantaor de leyenda y aportar datos novedosos sobre su vida. Dijo más Luisa Ortega, una de las hijas del homenajeado, con cuatro palabras, que Manolo Ríos Ruiz en su larga exposición que no entendimos en ningún momento.

Tampoco dijo nada nuevo el escritor y poeta Félix Grande, entre otras cosas, porque no es analista musical ni dedica su vida a investigar a los cantaores. Lo suyo es escribir y en eso es una especie de Marmolejo de la palabra; cada frase suya merece un congreso y dijo cosas muy hermosas sobre Manolo Caracol. Entre otras, que fue el mejor cantaor de todos los tiempos; en contestación a una vieja discusión de su abuelo y su padre sobre quién fue mejor, si el Niño de Almadén o el Niño Gloria. Analizó a Caracol desde el sentimiento y una perspectiva cultural de hondísima visión. Embelesó a la exigua parroquia caracolera.

La frustrada mesa redonda tampoco aportó gran cosa. Decimos lo de frustrada porque al final no estuvieron en ella Manuel Morao y Manuela Carrasco, quienes justificaron la ausencia por diversas razones de peso. Moderada por el periodista palaciego Manuel Curao, opinaron sobre el genio la bailaora Ana María Bueno, el escultor Sebastián Santos, el veterano cantaor El Perlo y el aficionado sevillano Manuel Loreto. Esta mesa redonda podría haber estado compuesta por personas de más peso en la opinión flamenca. Sobre todo, y teniendo en cuenta que va a ser la única mesa de debate de todo el congreso, por personas que llegaron a conocer muy bien al maestro.

Dos cosas han llamado la atención. Primero, la ausencia de jóvenes a este congreso; después, la nula presencia de artistas. ¿Dónde estaban todos esos caracoleros de pro a los que se les llena la boca hablando de don Manuel Ortega Juárez? Seguramente, sentados en sus casas a la espera de que suenen sus móviles para ir rellenando la agenda del verano. Cría cuervos, admirado maestro.

  • 1