Deportes

Feliz año nuevo, Betis

El Betis, líder, recibe al Nástic, penúltimo. Emana y Dorado se recuperaron de sus molestias y serán titulares.

el 01 ene 2011 / 21:24 h.

Emana sonríe mientras Pepe Mel le dice algo.
2010, el año en que Manuel Ruiz de Lopera dejó de mandar en el Betis y el equipo fracasó en su intento de regresar a Primera, ya es historia. Ahora toca 2011, Rafael Gordillo es el presidente y Pepe Mel trata de conseguir que el equipo retorne a su sitio natural. En Heliópolis es un año nuevo en muchos sentidos, y ya se sabe lo que suele decirse: año nuevo, vida nueva. Pero el Betis no está de acuerdo. Al menos en el terreno futbolístico, el Betis quiere que la vida siga igual, ganando más y más partidos hasta que a los béticos ya no les queden dedos con los que contar tantas y tantas victorias. Eso de la nueva vida queda para el final, cuando acabe la Liga y las trece barras quizás se reencuentren con la Primera División, y para el campo institucional, con la regeneración que han emprendido Rafael Gordillo y su consejo de administración, pero en lo que atañe a la pelota, nada de cambios. Mel y sus hombres sólo piensan en empezar 2011 como terminaron 2010 y la verdad sea dicha, el calendario se ha puesto de acuerdo con ellos. Su último rival del viejo año era el colista y su primer rival del nuevo año es el penúltimo.

Cualquier resultado que no sea un triunfo del Betis sobre el Nástic sería una sorpresa rompedora de quinielas. El conjunto verdiblanco es el líder de Segunda, ha marcado más goles que nadie, ha encajado menos goles que casi nadie y sólo se ha quedado sin sumar dos de los 24 puntos que ha dirimido en su campo. Su contrincante es segundo por la cola, empatado a puntos con el último, también es el segundo que menos tantos marca y sólo ha ganado dos partidos en todo lo que va de campeonato. De hecho, mientras el Betis firmaba la continuidad de Mel en caso de ascenso, el Nástic destituía a Luis César y contrataba a Juan Carlos Oliva. El revulsivo, por cierto, no funciona al menos por ahora: el Nástic despidió 2010 con un 6-1 en Granada y un 0-0 en casa ante el Recreativo y cada vez se hunde más.

La primera jornada del año puede ser muy propicia para el Betis. Además de su enfrentamiento contra el penúltimo de la fila, al mediodía hay un Rayo-Celta. Es decir, segundo contra tercero. Significa eso que el Betis, si gana, ampliará su ventaja respecto al tercer puesto. Para ello, para sobrepasar hoy mismo la barrera de los 40 puntos, Mel cuenta con casi todo. Emana y Dorado se recuperaron a tiempo, no así Roversio, y una de las pocas dudas que acaso haya es quién acompañará a Iriney, si Beñat o Arzu.

LA MALDICIÓN DE AÑO NUEVO. El Betis, en realidad, tiene más motivos para temer al principio de año que a su enemigo, con todos los respetos para el Nástic del ex bético Álex Ortiz (Mingo ni siquiera ha sido convocado). En lo que va de siglo, el equipo de Heliópolis sólo ha logrado una victoria en el primer partido de cada año, en concreto en 2007 ante el Celta (1-0). El resto se cuenta por derrotas o empates. El 2 de enero del año pasado, sin ir más lejos, la escuadra que aún dirigía Antonio Tapia perdió dos puntos ante el Huesca por culpa de un gol en el descuento (1-1). El Betis debe ser más fuerte que esa maldición. Conseguirlo equivale a que la vida siga igual. Y si la vida sigue igual, dentro de pocos meses será muy distinta. En Primera. Entonces sí se podrá decir que 2011 fue un año nuevo y feliz para el Betis.

  • 1