Economía

Feragua enfría la euforia en el Guadalquivir

Pedro Parias, el secretario general de la asociación de regantes Feragua, considera que no se pueden lanzar las campanas al vuelo a pesar de las lluvias caídas en las últimas semanas.

el 15 sep 2009 / 03:52 h.

"Si la situación ha mejorado, ya casi nos aproximamos a la de 2007, pero debemos recordar que éste será el tercer año consecutivo con fuertes restricciones en los riegos de la Cuenca del Guadalquivir". Pedro Parias, el secretario general de la asociación de regantes Feragua, considera que no se pueden lanzar las campanas al vuelo, y que algunos cultivos aún soportarán severas caídas en las superficies sembradas, como maíz, algodón, hortalizas y arroz.

Confía en que, de aquí a mitad de mayo, llueva lo suficiente como para que la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir autorice una media de 2.500 metros cúbicos por hectárea, la misma de 2007 y el doble de la aprobada a día de hoy.

Parias dejó claro que desde Feragua "no se ha presentado" denuncia alguna contra la denominada reasignación de recursos hídricos efectuada el año pasado, por la que los regantes de los pantanos Bembézar y Pintado tuvieron que ceder agua para que se pudiera irrigar el arrozal de Sevilla. Fueron esas comunidades y no Feragua, las que decidieron denunciar la reasignación, "porque se sentían perjudicadas".

Eso sí, recuerda que en su momento la asociación se opuso a aquel trueque "porque era innecesario", pues simplemente se podía haber "flexibilizado" el decreto de sequía que dejaba 500 hectómetros cúbicos en los pantanos de regadío y como reservas para abastecimiento humano, cuando "éste estaba garantizado para varios años".

  • 1