Local

Fernández minimiza los 45 siniestros contra los separadores del carril bus

Movilidad sigue generando controversia. Si hace unos días lo hizo con su afán por implantar el sentido único en la Ronda sin consultar a los afectados y reculaba al decir que las motos no circularán por los carriles bus, ahora toca hablar sobre los separadores del carril bus, implicados en 45 accidentes.

el 15 sep 2009 / 07:34 h.

TAGS:

Movilidad sigue generando controversia. Si hace unos días lo hizo con su afán por implantar el sentido único en la Ronda sin consultar a los afectados y ayer reculaba al decir que las motos no circularán por los carriles bus, ahora toca hablar sobre los separadores del carril bus, implicados en 45 accidentes.

El Ayuntamiento de Sevilla, por boca del delegado de Movilidad, el socialista Francisco Fernández, ha anunciado que mantendrá los separadores de carriles de servicio público -si bien alude al estudio de diferentes opciones alternativas en lo que respecta al material y la tipología de estos elementos, frente a los actuales de hormigón- al cifrarse su incidencia en la siniestralidad de los vehículos que circulan por la ciudad en "un 0,00045%".

En una entrevista concedida a Europa Press, el concejal justificó este porcentaje al señalar que desde la implantación de este modelo de separadores se han producido 45 incidentes relacionados con la colisión de un vehículo contra éstos en la Ronda Histórica, vía que concentra la inmensa mayoría de estos separadores y, por tanto, la mayor parte de los siniestros, y señaló que la cifra es mínima si se la compara con los diez millones de vehículos que circulan por esta arteria clave de la ciudad los días laborables de todo un año.

"Es un índice de afección prácticamente despreciable", valoró Fernández, que en este sentido calificó los separadores de "instrumento muy eficaz para segregar el tráfico público del privado y hacer respetar al primero de ellos".

Siendo esto así, resulta cuanto menos delicado apocar o minusvalorar la importancia de los siniestros registrados, aunque sólo sea porque en ellos, con razón o sin ella, se han visto implicadas personas y algunas han sufrido percances de consideración tras colisionar con los separadores. Y tanto cabe decir de los vehículos, que la mayoría han quedado inservibles porque, al montar sobre los separadores, la altura y dureza de éstos han acabado provocándoles daños serios.

Dicho lo anterior, el edil de Movilidad las tiene objetivamente todas consigo porque, en la mayoría o en todos los percances ocurridos, la culpa ha sido de los conductores, si bien es cierto que la visibilidad de los separadores deja bastante que desear de noche.

Fernández refrenda su teoría de la culpa de los conductores accidentados en que Movilidad se ha personado contra las aseguradoras para reclamar la reparación de los daños producidos, y ya cuenta en su haber con "tres sentencias favorables" en las que el ente judicial ha ordenado a la compañía aseguradora del accidentado el pago del coste de restitución de los separadores, "lo que demuestra que éstos no sólo son legales, sino estrictamente eficaces".

Llegado a este punto, Fernández aseguró que el separador "no crea ni genera accidentes", exponiendo que "nadie" que vaya cumpliendo estrictamente las reglas del Código General de Circulación debe tener problema alguno con este tipo de elemento. Las colisiones, añadió, "se producen siempre o por distracción o por infracción de velocidad o por consumo elevado de sustancias alcohólicas, o por intento de utilización del carril para servicio público", desgranó.

Por todo ello, el responsable municipal de Movilidad abogó por mantener los separadores, "ya sean de un tipo u otro", para tratar de evitar la situación de "pescadilla que se muerde la cola" concretada en una ineficacia del transporte público "porque su velocidad comercial es reducida, algo a lo que contribuye el gran volumen de coches que a su vez están en la calle porque consideran que el transporte público es lento", dijo con afán bastante crítico.

Lo que no ha arrojado es luz sobre el modelo de separador que se implantará en los nuevos carriles bus que se proyectan, por ejemplo, en la Ronda una vez ésta sea de sentido único (de la Resolana en dirección a la Florida). Se especuló con que podría ser el mismo que se usa en Madrid, más flexible y de mayores dimensiones, pero la decisión aún está siendo sopesada.

  • 1