Local

El líder de UGT-A dimite acorralado por el escándalo de las facturas falsas

A partir de ahora e quedará la Comisión Ejecutiva en funciones del sindicato, que estará liderada por el secretario de Organización de UGT-A, Manuel Ferrer.

el 29 nov 2013 / 18:04 h.

TAGS:

UGT SE OFRECE A LA FISCALÍA PARA PARAR EL "INFUNDIO" DE LAS FACTURAS FALSAS"Sin ser presionado por nadie” y “haciendo un ejercicio personal de responsabilidad con mi organización”. Así se despidió ayer el secretario general de UGT Andalucía, Francisco Fernández Sevilla, que abandona el cargo sin dar explicaciones públicas. Tras reunirse con su ejecutiva, Fernández Sevilla anunció –sin atender preguntas– que se marcha apenas siete meses después de llegar con la promesa de renovación y transparencia. El escándalo de las facturas falsas y el presunto desvío de fondos públicos de la Junta ha sido el detonante. Estalló a finales de agosto, cuando la Fiscalía abrió diligencias para investigar el presunto desvío por parte del sindicato de subvenciones de la Junta y la elaboración de facturas falsas para justificar los gastos. Manos Limpias presentó una denuncia penal contra Fernández Sevilla y su antecesor, Manuel Pastrana, por presuntos delitos de malversación de fondos públicos, falsedad y apropiación a raíz de varias informaciones de El Mundo. Ésta es la crónica de una dimisión anunciada por más que el sindicato lleve meses en una estrategia suicida, negando la evidencia y declarándose víctima de una “cacería mediática y política”. UGT Andalucía emprendió el pasado verano una huida hacia adelante ante el goteo incesante de informaciones apuntando a un supuesto desvío de fondos públicos.Subvenciones del Gobierno andaluz que debieron ir a formar parados o ayudar a colectivos discriminados financiaron revistas, pancartas, filiales de la organización en Centroamérica, obras de reforma en la sede ugetista o, quizás los más inmoral, 700 maletines falsificados de una marca española que fueron directamente encargados por UGT Andalucía en Asia para regalar en el congreso regional de 2009 que renovó a Pastrana en el cargo. Las denuncias públicas han ido acompañadas de mails y documentos internos de la organización que el sindicato denuncia que han sido “robados”. El origen de que hayan aflorado todos estos papeles es unExpediente de Regulación de Empleo por el que UGT despidió, aplicando la reforma laboral contra la que habían hecho una huelga general, a un centenar de trabajadores. Los despidos han sido además tumbados por los tribunales. Fernández Sevilla deja el cargo tras semanas de presión desde la dirección federal de UGT y después de que el secretario general, Cándido Méndez, exigiera un paso adelante y que se asumieran responsabilidades. Hace solo dos días, la respuesta fue un intento desesperado más por aplazar una crisis que había estallado ya sin remedio. El pasado miércoles la dirección andaluza convocó un comité extraordinario para el 9 de enero y empezó a barajar dimisiones. Méndez aceptó posponer la solución 40 días pero 48 horas después, Fernández Sevilla comunicó por la mañana en Madrid –en una conversación telefónica con su homólogo federal y después en una carta– que iba a dejar su cargo a las cuatro de la tarde, hora a la que estaba convocada la reunión de la ejecutiva andaluza. La noticia saltó antes, entorno al medio día filtrada desde Madrid, lo que incendió los ánimos en el sindicato. Ayer mismo se conoció que la Junta va a reclamar a UGT que devuelva 1,8 millones de euros, tras la revisión de dos expedientes, por el desvío de fondos para planes de formación otorgados en 2009. El Gobierno andaluz, que abrió una investigación interna y ha asegurado que irá a los tribunales contra UGT de demostrarse menoscabo de fondos públicos, tiene en revisión expedientes por un total de 17 millones de euros. El consejero de la Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, aseguró ayer que “el gobierno intentará recuperar aquel dinero que se pueda comprobar que no corresponde con los programas para los que han sido destinados”.En este proceso, dijo, la Junta va a ser “directa, clara y firme”. Fuentes del sindicato admitieron que los datos del Gobierno andaluz fueron determinantes para acelerar la dimisión. “Ha sido un orgullo liderar la organización durante estos casi siete meses. Hemos hecho un buen trabajo”, aseguró en su despedida Fernández Sevilla, que fue el número dos con Pastrana durante ocho años. “Liderar una organización como UGT Andalucía es muy difícil, es complicado”, admitió. No habrá una gestora. Se marcha el secretario general pero continuará al frente el resto de la ejecutiva regional en funciones liderados por el secretario de organización, Manuel Ferrer. La ejecutiva federal del sindicato valoró que con su dimisión Fernández anteponga “los intereses de la organización a los suyos propios” y destacó su comportamiento “solidario, generoso y responsable”. El caso de las facturas falsas y el supuesto desvío de subvenciones no es el único frente que acorrala a UGTen Andalucía. Varios de sus sindicalistas están imputados en la supuesta trama corrupta que investiga el caso ERE y la jueza Alaya ha apuntado a una presunta financiación irregular.

  • 1