Cultura

Fernando G. Delgado: «Mi mayor terror es al alzhéimer»

El escritor y periodista Fernando G. Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1947) acaba de lanzar en su sello habitual, Planeta, la novela De una vida a otra, una historia de iniciación en la que la memoria juega un papel protagonista. De hecho, fue un recuerdo real, la visión de uno de sus alumnos esposado y trasladado a la Península por algún delito grave, lo que provocó la inspiración de esta novela.

el 16 sep 2009 / 02:28 h.

El escritor y periodista Fernando G. Delgado (Santa Cruz de Tenerife, 1947) acaba de lanzar en su sello habitual, Planeta, la novela De una vida a otra, una historia de iniciación en la que la memoria juega un papel protagonista. De hecho, fue un recuerdo real, la visión -allá por los años 60, cuando era profesor de un reformatorio de las islas- de uno de sus alumnos esposado y trasladado a la Península por algún delito grave, lo que provocó la inspiración de esta novela.

A partir de este pretexto, el autor se propuso "escribir una novela sobre el destino, y para ello concebí la historia de un chico que de la noche a la mañana pasa de vivir en una casa burguesa a un reformatorio. Eso le hace cuestionarse incluso su propia identidad: es evidente que no era quien él creía que era y pasa a ser otra cosa que no esperaba ser".

"Es una novela de iniciación", prosigue Fernando G. Delgado, que obtuvo el premio Planeta 1995 con La mirada del otro. "En estas páginas los niños juegan imitativamente a lo que juegan los mayores, y de paso producen un retrato de la época. Pero para mí es un recuerdo muy conmovedor y bastante duro. No era un internado, sino una verdadera cárcel para pequeños".

"Suelo trabajar sobre escenarios que me son próximos, pero he recordado que no tenía demasiada vocación docente, no fueron años fáciles para mí los del reformatorio. Sí sentía una gran compasión por aquellas criaturas. La mía no era una labor redentora, pero sufría por ellos y me sentía muy comprometido con su situación. No fue una experiencia traumática, pero la recuerdo con cierto agobio", añade el escritor canario.

Con el destino, el rastro de la memoria es otro de los pilares sobre los cuales Fernando G. Delgado asienta su ficción. "Estamos hechos de memoria. Mi mayor terror es a la enfermedad de alzheimer, que te anula, te vuelve nadie. Nos construye la memoria, sí, pero no la nostalgia: lo que recuerdas del pasado no te puede llevar a vivir en el presente, porque la memoria no es fiel, es creadora, juguetona", apostilla el escritor, para quien "todos somos escritores, porque todos jugamos con nuestro imaginario".

  • 1