domingo, 09 diciembre 2018
23:59
, última actualización
Local

Ferrán Adrià: "Ojalá pudiéramos ofrecer una buena hamburguesa a un euro"

el 26 mar 2012 / 13:32 h.

TAGS:

El pasado verano, El Bulli cerró sus puertas para siempre después  de haber sido durante muchos años referente de la gastronomía mundial  y haber encumbrado a Ferran Adrià como el chef más innovador del  mundo. Poco antes, el director alemán Gereon Wetzel y su equipo  pasaron meses encerrados en la cocina-laboratorio de Ferran Adrià en  Barcelona.

El objetivo era mostrar cada uno de los pasos de la creación de  los nuevos platos que se degustarían esa temporada en el restaurante  de tres estrellas Michelin en la Cala Montjoi de Roses (Girona). Así,  'El Bulli: Cooking in Progress', que se estrena en España este  viernes, enseña por primera vez el laborioso proceso de creación de  los platos del famoso restaurante, uno de los más influyentes del  planeta.

Según explica Adrià a Europa Press, al principio no le gustó  "nada" la idea, pero luego se dio cuenta de que, como ha sucedido,  podría quedar "un documento muy bueno" para que "cualquier estudiante  de cualquier disciplina" pueda conocerles y verles sin aditivos en  ese proceso de creación, que siempre es de "prueba y error", como en  tantas otras disciplinas.

A su juicio, además, esta era una buena manera de desmontar muchos  de los "mitos que hay alrededor de El Bulli". "La mejor manera de  demostrar que no hay nada escondido es dejar siempre ver. Me gustaba  también que la gente viera que la innovación no es fácil, pero que  tampoco es tanta historia, que somos una PYME muy pequeña con 250.000  euros de inversión al año en I+D, y con eso somos referencia mundial,  un buen ejemplo en tiempos de crisis, pues somos gente normal y  emprendedora", plantea.

Adrià admite que le "molesta en general" la idea de que a veces  quieren "manipular" o no son "honestos". En cualquier caso, indica  que "la magia de la cocina es que cualquier persona" le puede  "discutir". Por eso afirma que esto es "genial y es lo que hace que  la cocina sea un fenómeno social tan fuerte en todo el mundo".

"Si los grandes cocineros que hay en España pudieran hacer lo que  hacen para millones de personas y a un precio barato, sería ideal,  pero es que la alta cocina tiene una producción cara que cuesta  dinero. Este es un handicap que tenemos, pero no podemos hacer otra  cosa. Lo que es innegable es que la vanguardia ha influido mucho en  la restauración media", argumenta.

Siguiendo en esta línea, agrega que el huevo frito es un plato  "genial", pero "no se da en un restaurante de alta cocina porque la  gente no quiere comer fuera lo que puede hacer en casa". Precisamente  a partir de esta idea sentencia que en realidad "no hay cocina  tradicional y moderna, sino muy elaborada o poco elaborada".

COMIDA RAPIDA

Sobre el auge de las franquicias de comida rápida en tiempos de  crisis, reconoce que "tiene que haber de todo", sobre todo teniendo  en cuenta que hay "más de 5 millones de parados en España y mucha  gente que no puede pagar lo que vale un fast food". Así, asegura que  a los cocineros les "gustaría dar de comer una buena hamburguesa a un  euro, pero no es posible aún".  

"También es verdad que hay mucha gente que trabaja y sí puede ir a  restaurantes. Pero pasa con la comida, con la ropa, con un buen  partido de fútbol o el teatro. Ojalá pudieramos hacer un precio  asequible, pero no hay que demonizar si no das una solución. Si das  una solución te dejo que critiques ferozmente al fast food, pero yo  no la tengo", destaca.

Enfrascado ahora en la fundación de El Bulli, explica que la peor  época era el mes antes de la apertura del restaurante, tal y como  queda retratado en el documental, días de pura "adrenalina". Eso sí,  apunta que ahora él y su equipo están "haciendo otras cosas" y no  tienen aún la "necesidad" de volver a ofrecer comida el público. De  hecho, puntualiza que proyectos como esta película forman parte del  cierre del local, que no estará completo hasta el próximo mes de  julio.

Finalmente, Adrià subraya que El Bulli es "ética, pasión por lo  que haces, creatividad, riesgo, libertad y compartir". "Eso lo hemos  hecho todos los que hemos pasado por allí, las 2.500 personas que han  trabajo, los que han comido y los periodistas que sobre nosotros han  escrito. Lo importante es que ya hay nietos de El Bulli que han  montado restaurantes con este espíritu", remarca.

CIEN HORAS FILMADAS

Por su parte, el director Gereon Wetzel plantea que aunque sabía  que este era un proyecto "complicado", desde el primer día tuvieron  todas las facilidades por parte de Adrià, llegando a filmar más de  cien horas durante quince meses. El resultado final es un documental  sin entrevistas ni narrador, en el que los "protagonistas son los  platos".

"Adrià es alguien sumamente curioso, que enfoca todo desde cero,  con una forma casi infantil de ver las cosas, y que es capaz de tomar  decisiones claras y tajantes en muy poco tiempo", expone Wetzel, para  después defender por qué no hay entrevistas: "Podemos aprender más de  una persona observándola que haciéndola hablar".

'El Bulli: Cooking in Progress' se estrenó el pasado verano en  Nueva York, donde estuvo en cartel durante varios meses. Después  llegó a cines de Holanda, Alemania, Austria, Francia y Japón (donde  la película ha recaudado más de 300.000 dólares). "Ferrán es conocido  en todo el mundo y estoy muy agradecido de que se haya prestado a  hacer una película como la mía", sentencia el director.

  • 1