Local

Fertiberia paga 22 millones de aval para salvar la marisma de Huelva

La empresa responsable del vertido de fosfoyesos iniciará el plan de recuperación en septiembre.

el 05 ago 2011 / 19:31 h.

TAGS:

Operarios el pasado agosto en las balsas de fosfoyesos.

El Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino confirmó ayer la formalización del aval de Fertiberia, de 21,9 millones de euros, que le requería la Audiencia Nacional para la recuperación ambiental de la marisma de Huelva, en concepto de salvaguardia en caso de incumplimiento del plan director para recuperar las balsas de fosfoyesos.

Fertiberia es una empresa propiedad del Grupo Villar Mir y líder de la industria española de fertilizantes, asentada en el polo químico de Huelva, y que finalmente ha tenido que acatar la sentencia que le obligó al cese de los vertidos en diciembre de 2010 así como la obligación de regenerar las 1.200 hectáreas afectadas.

Así, la empresa comunicó ayer por escrito a la Secretaria de Estado de Cambio Climático su compromiso y un cronograma de trabajo a realizar para la recuperación ambiental de los terrenos en los que se sitúan las balsas de fosfoyesos anexas a su planta de producción situada junto al Parque Natural de las Marismas del Odiel y de la desembocadura del río Tinto.

De este modo, el cronograma de trabajo comunicado por Fertiberia señala que a partir del próximo mes de septiembre se encontrará plenamente operativa una planta de tratamiento de las aguas que, en la actualidad, cubren las balsas existentes, comenzando así los trabajos para su tratamiento completo y su vertido en las condiciones adecuadas.

El proceso se realizará en las condiciones indispensables para garantizar el correcto tratamiento de las aguas, en coordinación con las administraciones ambientales responsables, y durará 18 meses hasta depurar la totalidad de las aguas existentes en las distintas balsas. Este proceso se coordinará en el tiempo con los trabajos de estabilización y aislamiento de los materiales presentes en ellas para la completa recuperación de los terrenos ocupados en la actualidad por las balsas, junto con los trabajos de monitorización ambiental.

El conjunto de las distintas actuaciones, definidas bajo supervisión de las autoridades nacional y autonómica, será sufragado en su totalidad por la empresa Fertiberia que, con el fin de garantizar su ejecución, ha dispuesto ante la administración los avales suficientes requeridos por la Audiencia Nacional. Por ello, para poder pagarlo ha tenido que hipotecar dos almacenes en Pancorbo (Burgos) y en Villalar de los Comuneros (Valladolid), de su propiedad, además de un seguro de caución.

Final feliz. Se trata del último capítulo de una historia que comenzó en 2003 con la denuncia de colectivos ecologistas de la situación de las balsas de fosfoyesos que inundan los aledaños de la planta de Fertiberia, a la que la Administración pública le concedió licencia en el año 1968 para construir depósitos de decantación para verter los restos de su actividad. La eliminación de estos vertidos ha sido una preocupación constante para la sociedad onubense por su cercanía al casco urbano -100 metros-.

Diversos estudios concluyeron que dichos residuos podían emitir radiactividad por encima del límite legal. Finalmente una sentencia de la Audiencia Nacional, recurrida por la empresa, le obligó a cesar sus vertidos y a recuperar la zona. Así, la Junta y el Gobierno acordaron un plan de regeneración para cubrir las balsas de fosfoyesos, algo que tampoco apoyan los ecologistas.

  • 1