Cultura

Fervores románticos

el 22 ene 2011 / 02:01 h.

 Teatro de la Maestranza. 20 de enero. Programa: Concierto para piano en la menor Op. 16, Grieg. Sinfonía en fa sostenido menor Op. 40, Korngold. Intérpretes: Javier Perianes, piano. Real Orquesta Sinfónica de Sevilla. Pedro Halffter, director. 6º Programa de Abono.

 

No sabemos qué se iría pensando el consagrado pianista onubense Javier Perianes tras haber impartido esta semana una lección magistral con el Concierto de Grieg teniendo por partenaire al vetusto piano del Maestranza, cuyo sonido desvaído, desafinado y desajustado -especialmente en el registro medio- perturbó, y no poco, una versión musculosa y bien rubateada en la que solista y orquesta discurrieron en un mismo sentido: impetuoso y heróico en el Allegro inicial, intimista sin languidez en el Adagio y brioso en el Allegro conclusivo.

Pese a todo, Perianes quiso pasar del más-difícil-todavía de Grieg a una obra sencilla, en las antípodas del virtuosismo, Habla el poeta de las Escenas de niños de Schumann que ofreció como propina. En las arcas de la ROSS y del coliseo no hay cheques disponibles para hacer piruetas pero la reivindicación de adquirir un nuevo piano hace mucho que dejó de ser un destello de vanidad para ser hoy una necesidad insoslayable.

En la segunda parte Halffter despachó una de las obras despreciadas en su origen por conservadora y que el director de la ROSS ha hecho suya y defiende con plena convicción. Si su versión discográfica al frente de la Orquesta de Gran Canaria se ha erigido en referencia absoluta, todo indicaba pues que su 'directo' con la Sinfonía de Erich Wolfgang Korngold en los atriles puntuaría muy alto. Así fue, el maestro supo exprimir cuanto de bueno hay en estos pentagramas, enfatizando en una misma lectura el tono violento y acerado del primer movimiento y el carácter diáfano y cuasi mahleriano del Adagio.

Y aunque hay a lo largo de toda la obra modulaciones y préstamos de algunas de las bandas sonoras que su autor compuso para filmes de la época dorada de Hollywood, tenemos que contradecir a Pedro Halffter ("Esto es un concierto de música de cine", dijo en la conferencia pre-concierto) y reivindicarle, como viene haciendo Josep Pons esta temporada en la Orquesta Nacional de España, normalizar la presencia de música cinematográfica en los programas. Quede como apunte final la noticia de que el de esta semana ha sido el primer concierto de abono cuyo programa de mano ha sido traducido al braille.

  • 1