Cultura

Fibes abraza el musical con ‘El fantasma de la ópera’ y ‘Los miserables’

30.000 espectadores recibió Fibes el pasado año para ver ‘Los miserables’. Muchos se quedaron sin verlo; por eso el montaje regresa a partir del 5 de diciembre.

el 30 ago 2014 / 12:00 h.

TAGS:

Los Miserables by Cameron Mackintosh, opening night November 18En el pasado mes de abril, el AuditorioFibes comprobó cómo la programación de Sonrisas y lágrimas supuso uno de los grandes éxitos de taquilla de este espacio de reciente creación. Por ello, de cara al inmediato otoño, dos musicales –El fantasma de la ópera y Los miserables– aparecen en el horizonte constituyendo las citas más relevantes de cuantas ofrecerá el escenario en los próximos meses. El primero de ellos, que podrá verse el domingo 12 de octubre a las 20.00 horas, tiene una especial relevancia, toda vez que supone el (casi) estreno –este tuvo lugar hace unos meses en Huelva– de una producción musical de marcado carácter local. Más de 150 personas integrarán el montaje, en la primera vez en España que se realiza una versión puramente sinfónica del aclamado musical que compusiera Andrew Lloyd Weber, El fantasma de la ópera. Con 80 músicos y un coro de 40 voces en escena, la obra podrá disfrutarse gracias al empeño que, durante todo el verano, lleva poniendo en la empresa el Liceo Musical de Moguer (Huelva)y la Fundación Musical Primitivo Lázaro. La gira nacional, que arrancará en Sevilla, culminará con dos semanas de funciones en la Gran Vía madrileña, una apuesta de considerables dimensiones si se tiene en cuenta que el origen está en una escuela musical municipal. Velando porque llegue a buen puerto se hallan la directora escénica, Alicia González, la coreógrafa y profesora de baile, Virginia López, el ingeniero de sonido Miguel Ángel García y el responsable de teclados José Antonio Márquez, destacando especialmente la participación del iluminador Valentín Álvarez, ganador de un premio MAX de teatro. Junto a ellos, Iván Macías se encargará de la dirección musical del evento. «Detrás hay mucho esfuerzo y muchas horas de trabajo, ya que estamos ensayando todos los días de 5 de la tarde a 1 de la mañana a caballo entre Huelva y Sevilla, pues en el reparto hay personas de ambas provincias», explica Macías, pianista y director del Liceo de la Música de Moguer. Con una inversión de 50.000 euros y una voluntad «marcadamente educativa», su máximo responsable tiene que fijar bien los pies en el suelo para no perder de vista que «pase lo que pase a partir de ahora, podemos afirmar que los objetivos se han cumplido». Cerca de 500 alumnos tiene ya el Liceo de Moguer, entidad sin ánimo de lucro que se ha erigido en uno de los faros culturales de Huelva y en un centro de producción sin parangón en el panorama nacional dado su modesto perfil de origen. «El paso que en su momento dio Moguer ha sido arriesgar, nuestro Liceo se atrevió en su momento y ha hecho una oferta de espectáculos que marca la diferencia», dirá Macías. Las entradas para la función en Fibes ya se encuentran a la venta en Ticketmaster.es a precios que oscilan entre los 30 y los 50 euros. Apenas un año después, Los miserables será el otro gran título del musical que, en este caso, vuelva al AuditorioFibes. En la pasada ocasión consiguió en tan sólo dos semanas una cifra récord de más de 30.000 espectadores y una excelente crítica por parte de los medios de comunicación. Ambas situaciones han propiciado que la obra regrese a la cartelera –del 5 al 14 de diciembre próximo– con la producción de Stage Entertainment y precios entre 29 y 80 euros. En opinión del cantante y director Daniel Anglés, responsable de la versión española, Los miserables es el musical «más popular de todos los tiempos». Victor Hugo escribió «una novela clásica ya que pasan los años y sigue emocionando, continua teniendo vigencia». «Hay una cosa mágica en algunas canciones que te pone la piel de gallina, como con las de Sale el sol o Solo yo», añadió el director del espectáculo. «Los miserables es una función muy intensa, con muchos equipos involucrados, equipos de vestuario, peluquería, técnicos... trabajar con 100 personas es complejo, es una barbaridad maravillosa». Anglés vio el musical por primera vez en Londres cuando tenía 16 años y pensó entonces que «si algún día llegara a trabajar en él, me moriría de emoción, y ahora que lo estoy haciendo me olvido de ello y no pienso en la responsabilidad que tengo, sólo en hacer el trabajo diario», recuerda a semanas de volver a la gira.

  • 1