Local

Fidel Castro deja claro que quien manda en Cuba sigue siendo él

El comandante sigue en primera línea. Así lo proclamó el propio Fidel Castro, quien dejó muy claro que continúa al mando en la isla en un artículo publicado en el diario Granma. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 03:38 h.

TAGS:

El comandante sigue en primera línea. Así lo proclamó el propio Fidel Castro, quien dejó muy claro que continúa al mando en la isla en un artículo publicado un día antes de que su hermano Raúl cumpla dos meses como presidente titular.

El ex presidente de 81 años, aún primer secretario del Partido Comunista de Cuba, defiende en su columna Reflexiones en el diario Granma la destitución el martes del ministro de Educación, Luis Ignacio Gómez, porque "había perdido energía y conciencia revolucionaria", y detalla su participación en ese acto de gobierno. "En este especial e importante caso, aparte de mis apreciaciones personales, fui consultado e informado plenamente".

"El trabajo forzoso que me impuso la naturaleza en esta etapa de mi vida [añade aludiendo a su convalecencia] me obliga, ante amigos y adversarios, a expresar lo que pienso sin subterfugios y con pruebas morales a mi alcance que son irrebatibles". "Asumo, por tanto, la responsabilidad plena por esta decisión, sean cuáles fueren las reacciones y consecuencias", dice Castro.

"Fidel cedió el ejecutivo a Raúl, pero tiene la última palabra en temas para él muy sensibles, como la educación", uno de sus principales logros, comentó un analista europeo que no cree, sin embargo, que haya una disputa por el poder entre los hermanos.

Apoyo incondicional. El martes una "nota oficial" indicó que el Consejo de Estado removió a Gómez "a propuesta del Buró Político del Comité Central" del único partido permitido en la isla, destacando así el escalafón institucional en Cuba. "Apoyo resueltamente la decisión del Partido y el Consejo de Estado de sustituir al ministro de Educación".

A todo esto, Raúl Castro cumple hoy dos meses como presidente, un tiempo que ha dedicado a eliminar algunas prohibiciones impopulares, aplicar conceptos económicos distintos y dejar claro su continuismo en lo político y que su perfil como gobernante está muy lejos de las cámaras de televisión. Fiel al estilo que caracterizó sus 19 meses como presidente provisional del país, cuando la enfermedad obligó a Fidel a delegar sus cargos el 31 de julio de 2006, Raúl ha hecho del silencio una forma de gobierno.

Un analista occidental señaló que Raúl ha puesto en marcha "reformas para evitar la futura caída del régimen", y subrayó que aunque algunos puedan considerar "cosmético" el levantamiento de prohibiciones puntuales, estas medidas son una forma de "ganar tiempo para poder preparar las reales".

  • 1