Cultura

Fidelidad y maestría

El Teatro Central acoge la representación de ‘Madre Coraje’ donde Ricardo Iniesta opta por ser fiel al texto original y montar la obra como fue concebida.

el 22 nov 2013 / 21:20 h.

Imagen 05baja-web Madre coraje **** Obra. Madre Coraje. Lugar: Teatro Central del 20 al 24 de noviembre. Compañía: Atalaya Teatro. Autor: Bertolt Brecht. Dirección y adaptación: Ricardo Iniesta. Música: Paul Dessau. Intepretación: Carmen Gallardo, Lidia mauduit, Raúl Vera, Silvia Garzón, Manuel Asensio, Jerónimo Arenal, Raúl Sirio Iniesta, María Sanz. Aunque Bertolt Brecht concibió Madre Coraje como un rotundo alegato contra la guerra para combatir la ascensión del fascismo, por desgracia no es difícil trasladar su contenido crítico a nuestros días. Tal vez por eso Ricardo Iniesta ha optado por ser fiel al texto original y montar la obra como fue concebida. Así, este nuevo montaje respeta el formato de teatro musical, incluyendo los temas musicales de Paul Dessau con los que el autor enriqueció la dramaturgia cuando la montó por primera vez en 1949. Incluso ha respetado el idioma original de las canciones que, como era de esperar, están escritas en alemán. Aunque lo que más destaca es su capacidad para conseguir eso que Brecht denominaba como “distanciamiento”, que como su nombre indica se trata de una técnica que pretende impedir que el espectador pueda llegar a la catarsis, facilitando así una mayor comprensión de la historia y su contenido crítico. De ahí que esta obra se defina como un relato épico que se centra en la narración de los acontecimientos. Por ello, a pesar de que en su lucha por la supervivencia la protagonista se verá abocada a un destino trágico, en vez de dolor y sufrimiento lo que el personaje nos transmite es la mezquindad de la ambición y la crueldad del sometimiento. No obstante, resulta difícil no identificarse con el personaje y ahí es donde entra en juego la puesta en escena. Iniesta construye un espacio escénico tan sobrio como intemporal y grisáceo. Fiel al estilo que ha caracterizado a su compañía, que por cierto acaba de cumplir  treinta años, la escenografía está compuesta por una valla metálica al fondo y un elemento móvil, que no es otro que el carro con el que Madre Coraje ejerce su oficio de comerciante. De la misma manera, el vestuario de Carmen Giles en tonos grises y negro otorga a los personajes una imagen harapienta, aunque con vocación de solemnidad, salvo la nota de color del atuendo del personaje de la prostituta que Silvia Garzón construye como una máscara grotesca muy marcada. Igual que el resto de los personajes, a los que las actrices y actores dotan de un carácter teatral que hace los honores a la escuela brechtiana. Cabe destacar la maestría y dominio técnico, tanto de la expresión corporal como de la vocal, de todos ellos, así como la entrega de Mamen Gallardo, cuya interpretación roza la genialidad.

  • 1