Local

Fiebre de crecimiento

Hay días en los que la vida parece pasar por la "fiebre del crecimiento", esa que convierte de golpe a los niños en casi hombres a los que todo se les queda pequeño. Y es un cambio absoluto. Para mí el fenómeno empezó, esta vez, con la conmoción que me produjo la película 'Las alas de la vida'...

el 15 sep 2009 / 03:30 h.

Hay días en los que la vida parece pasar por la "fiebre del crecimiento", esa que convierte de golpe a los niños en casi hombres a los que todo se les queda pequeño. Y es un cambio absoluto. Para mí el fenómeno empezó, esta vez, con la conmoción que me produjo la película 'Las alas de la vida', emitida el viernes en TV 2. En ella, el médico Carlos Cristo es el protagonista de su historia, la del avance de su enfermedad degenerativa y mortal. Este ser especial consuma en el drama su capacidad de estar unido al mundo y a la gente. Nos muestra cómo vivir, a ser posible con una sonrisa; "estar bien, aunque jodido"; compartir con los seres queridos su lucha por seguir, y su apuesta por morir dignamente y sin reanimación, cuando toque.

Veo clara la relación de esa historia de vida, con el SOS humanista de Joaquín Estefanía en El País, cuando dice: "es imposible cerrar las puertas a los inmigrantes africanos y a la vez a los productos que su continente exporta". Todo muta, como el nuevo cruce de gentes en las calles de Sevilla, la ciudad que ya se anda y disfruta. Hay gentes convocadas por ceremonias religiosas, o por la manifestación por la República, o que charlan tapeando, incluso puntuando a los nuevos gobiernos, "7 el de Andalucía, 10 el de Madrid", dice una veterana socialista. Muy cerca, una madre aplaude la zona de juegos en la Alfalfa: "me ha cambiado la vida", y es que los criticados colorines del tobogán son recibidas como agua de mayo. Es la vida, las mujeres y hombres, con sus barrigas y sus hijos, quieren espacios para crecer, es la fiebre del cambio.

  • 1