Local

Fiesta católica por el beato Juan Pablo II

El papa proclama beato a su predecesor ante un millón de personas en la Plaza de San Pedro.

el 01 may 2011 / 08:46 h.

TAGS:

Benedicto XVI reza ante el sarcófago del ya beato Juan Pablo II.

El papa Benedicto XVI proclamó ayer beato a su predecesor Juan Pablo II ante cerca de un millón de personas congregadas en la Plaza de San Pedro y que ocuparon también la Vía de la Conciliación y las calles adyacentes, según el Vaticano. Karol Wojtyla se convierte en el décimo pontífice beato y el primero nombrado por su inmediato sucesor en los últimos 1.000 años.

Antes de arrancar la ceremonia, Benedicto XVI hizo un recorrido por la plaza en un coche descubierto para saludar a los peregrinos y una vez en el altar, el vicario para la diócesis de Roma, el cardenal Agostino Vallini, comenzó el rito de la beatificación con la lectura de la biografía del pontífice beato.

Posteriormente, el papa incluyó de forma oficial a Juan Pablo II en la lista de los beatos de la Iglesia católica mientras se descubría un tapiz con una imagen de Karol Wojtyla en la fachada del Vaticano. Inmediatamente después, los fieles rompieron en un aplauso que se prolongó durante cinco minutos.

Durante su homilía, en la que participaron 100 cardenales y 800 sacerdotes, Benedicto XVI comenzó diciendo con entusiasmo y levantando la voz: "El día esperado ha llegado pronto porque así lo ha querido el Señor. Juan Pablo II es beato". La frase fue respondida con multitud de aplausos y vítores de los cientos de miles de peregrinos congregados en San Pedro y las calles adyacentes. Hay que recordar que el proceso de beatificación, el paso previo a la santidad, se produce tan sólo seis años y un mes después de su muerte. La rapidez de su beatificación ha levantado suspicacias y críticas.

Posteriormente, la hermana Marie Simon Pierre, cuya curación del Parkinson permitió su ascensión a los altares, junto con la religiosa polaca Sor Tobiana, superiora de la comunidad que cuidó durante 27 años el apartamento papal, llevaron al altar el relicario de plata que contiene la ampolla con una muestra de sangre del papa polaco.

Además, Benedicto XVI destacó que Juan Pablo II abrió "la sociedad, la cultura, los sistemas políticos y económicos" a Cristo "con la fuerza de un gigante". Joseph Ratzinger recordó que Wojtyla "devolvió a la fe la esperanza usurpada por el marxismo", en referencia a la lucha de su antecesor contra el comunismo.

SEVILLA EN SAN PEDRO. Durante la ceremonia, el papa saludó "con afecto" a los peregrinos en diferentes idiomas, entre ellos, el español y se dirigió a todos los fieles de lengua española "y en especial" a los cardenales, obispos, sacerdotes, religiosos, seminaristas y fieles, así como a las delegaciones oficiales y autoridades civiles de España -encabezadas por los Príncipes de Asturias- y Latinoamérica. Entre los primeros fieles en llegar a la Plaza de San Pedro se encontraba un grupo de 200 jóvenes provenientes de Sevilla, San Sebastián y Bilbao, entre otros ciudades.

Al finalizar la ceremonia el Pontífice besó el altar y entró en la Basílica para venerar el cuerpo de Juan Pablo II.

 

  • 1