Local

Figuras de la Hispalense

Son muchos los nombres que, en calidad de profesores o ex-alumnos, dieron prestigio y proyección nacional e internacional a la Universidad Hispalense durante en sus cinco siglos de historia...

el 16 sep 2009 / 06:13 h.

Son muchos los nombres que, en calidad de profesores o ex-alumnos, dieron prestigio y proyección nacional e internacional a la Universidad Hispalense durante en sus cinco siglos de historia. En primer lugar maese Rodrigo Fernández de Santaellla, su fundador; Nicolás Monardes, primer estudioso de la flora americana; Mateo Alemán, autor del Guzmán de Alfarache, uno de nuestros grandes del Siglo de Oro; Benito Arias Montano, el intelectual más relevante del reinado de Felipe II; el humanista Juan de Malara; el gran bibliófilo Nicolás Antonio; el peruano Pablo de Olavide, reformador de nuestra Universidad en el siglo XVIII; el heterodoxo José María Blanco White; Alberto Lista, que llegó a ser Rector; Francisco Rodríguez Marín, el máximo estudioso de la figura de Cervantes y de El Quijote.

Entre los impulsores de la modernización de la Hispalense en la segunda mitad del XIX obligado resulta destacar las figuras de Federico Rubio, médico de la Casa Real, y de Federico de Castro, introductor del pensamiento krausista en la Hispalense; el sabio naturalista Antonio Machado y Núñez; su hijo Antonio Machado y Álvarez, creador en Andalucía del folklorismo como disciplina científica; y, ya en el siglo XX, sus nietos Antonio y Manuel Machado, poetas de universal renombre. También, profesores de la talla de Pedro Salinas y Jorge Guillén, dos grandes de la literatura española del siglo XX. Y, como alumno, Juan Ramón Jiménez, Premio Nobel de Literatura. Hasta un cardenal de la Iglesia camino de la definitiva canonización fue alumno de nuestra Universidad: el beato Marcelo Espínola, fundador de El Correo de Andalucía.

Hubo docentes de gran categoría, como el jurista Carlos García Oviedo; el físico Luis Bru Villaseca; los historiadores Jesús Pabón y Suárez de Urbina, director de la Real Academia de la Historia, y Diego Angulo Iñiguez, director también de la de la Historia, de la Academia de San Fernando y del Museo del Prado; Ramón Carande y Thovar, rector de nuestra Universidad; Manuel Giménez Fernández, ministro de la Republica y uno de los fundadores de la Democracia Cristiana en España; Manuel Clavero Arévalo y Jaime García Añoveros, ministros de la Corona en el primer gobierno de la transición; Manuel Losada Villasante, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, y don Antonio Domínguez Ortiz, que alcanzaría la misma distinción en el campo de las Humanidades y Ciencias Sociales; dos presidentes del Tribunal Constitucional, Miguel Rodríguez Piñero y Pedro Cruz Villalón. Y a ellos podríamos agregar los cuatro presidentes de la Junta de Andalucía y, naturalmente, Felipe González Márquez, Presidente de Gobierno durante tres legislaturas, el único egresado de nuestras aulas que, junto con el extremeño Juan Bravo Murillo en el siglo XIX, desempeñaron la más alta responsabilidad ejecutiva en nuestro país en el marco de una Monarquía Parlamentaria. ¡Vaya nómina de docentes y egresados!

  • 1