Deportes

Filipe Luis se rompe el tobillo, el Barça se pasea en Zorrilla

El lateral zurdo del Deportivo de la Coruña, Filipe Luis, se convirtió en involuntario protagonista de la jornada sabatina al sufrir una aparatosa lesión con fractura de tobillo tras un choque con el meta del Athletic Iraizoz en el gol que anotó el brasileño.

el 23 ene 2010 / 23:40 h.

Filipe, con el tobillo destrozado.
El Deportivo se impuso al Athletic de Bilbao (3-1) con los goles de Pablo Alvarez y los brasileños Juca y Filipe Luis, que encaminó a los blanquiazules a la victoria en una acción en la que se lesionó de gravedad al sufrir una fractura de tobillo que deja tocado al equipo deportivista.

 

El acierto del lateral, un jugador entregado hasta las últimas consecuencias, abrió el camino a un triunfo que se antojaba complicado después de una primera parte de absoluto dominio del Athletic. El Deportivo se coloca cuarto.

Mientras, en Zorrilla, el FC Barcelona doblegó al Valladolid con suficiencia (0-3) en un partido cuya turbación e inquietud apenas duró veinte minutos, lo que tardó en marcar el primer gol el equipo de Pep Guardiola, que acaba la primera vuelta invicto.

Los catalanes, que no pierden en el feudo vallisoletano desde el 20 de octubre de 2002, se acuestan esta noche a ocho puntos del Real Madrid y su imagen de equipo solvente y plagado de recursos no hace sospechar que pueda cometer errores graves, al menos para añadir mayor emoción a la Liga.

Pep Guardiola salió con todos los "ingredientes" de calidad en su alineación y dispuso como pivote defensivo, ante las bajas de Touré Yaya y Sergio Busquets, al centrocampista malí Seydou Keita, recién llegado de la Copa de Africa.

Por su parte, el jugador de la cantera vallisoletana Carlos Lázaro, que debutó el pasado domingo en Santander, tuvo una nueva oportunidad en un once titular en el que José Luis Mendilibar puso a dos zurdos, Marquitos y Jonathan Sesma, el primero de ellos inicialmente en la banda derecha, a pierna cambiada.

Salió presionando el Valladolid, pero el Barça intentó mover el balón con su fluidez habitual. No obstante, el primer disparo a puerta fue de los locales, cuando el uruguayo Fabián Cannobbio puso a prueba a Víctor Valdés (min. 8). Poco después, el paraguayo Justo Villar tuvo que "volar" para desviar un disparo envenenado de Lionel Messi.

Llegó más y mejor el Valladolid durante los primeros minutos. Los de Mendilibar salieron insolentes y descarados aun con el riesgo de desfondarse físicamente. Así las cosas, Valdés hizo la mejor parada de la noche tras un espléndido remate del brasileño Diego Costa (min. 17).

No era el partido esperado durante los primeros veinte minutos, parecía que el Valladolid estaba zarandeando al líder, ya que el Barcelona no tenía tiempo para pensar, pero es un equipo tan grandioso que sólo un toque de inspiración le sirve para matar.

En este caso, fueron dos acciones prácticamente consecutivas que tumbaron al Valladolid. La primera en el gol de Xavi Hernández (min. 20) y, sólo un minuto después, un centro-chut de Daniel Alves sorprendió a Villar. Fue visto y no visto. Ahí se acabó la emoción del partido y ese espíritu indomable de los vallisoletanos.

El Barcelona siguió a lo suyo, el equipo de Pep Guardiola juega en el más amplió sentido de la palabra, los futbolistas se divierten tanto que por inercia continúan atacando y buscando más goles. Su fútbol es majestuoso.

Sin embargo, el Valladolid no fue el de las peores tardes. Los de Mendilibar apelaron al orgullo para tener su última opción de gol cuando la primera parte ya agonizaba. Y es que Borja Fernández volvió a probar los reflejos de Víctor Valdés con un potentísimo lanzamiento de falta (min. 44).

En la reanudación, el Valladolid siguió intentándolo, pero la "pegada" del Barcelona volvió a ser mortífera. Esta vez fue Leo Messi quien batió a Justo Villar tras un centro desde la banda derecha (min. 55). De nuevo la zona de Alves, que hoy no supo tapar Sesma, fue letal para los vallisoletanos.

Pudo marcar más el Barça y, en realidad, si hubiera requerido más goles o hubiera pisado el acelerador el partido hubiera acabado con más daño en el marcador para el Real Valladolid. Mendilibar metió al portugués Pelé para cerrar vías de agua pero tampoco el equipo de Guardiola se empeñó en hacer más leña de un "árbol", el Valladolid, que puede caer esta jornada a puestos de descenso.

 


  • 1