Economía

Financiación flexible para los proyectos más creativos

Con el objetivo de favorecer el tejido empresarial andaluz, la Junta ha puesto en marcha distintos dispositivos entre los que destaca Melkart, que ya ha ayudado a 40 empresas.

el 15 sep 2009 / 21:01 h.

Andalucía está llena de buenas iniciativas que no siempre cuentan con el apoyo económico necesario para convertirse en un negocio de futuro. Por ello, y con el objetivo de favorecer el tejido empresarial andaluz, la Junta ha puesto en marcha distintos dispositivos entre los que destaca Melkart, que ya ha ayudado a 40 empresas.

Son buenas, creativas, innovadoras y tienen hueco en el mercado. Sin embargo, no se consolidan en un negocio. Las ideas necesitan apoyos económicos para ser fructíferas. Por ello, la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa puso en marcha en marzo de 2007 el programa Melkart, con el que ya se han beneficiado 40 proyectos empresariales de Andalucía en los que se han invertido casi dos millones de euros.

En 2008 fueron 21 las iniciativas emprendedoras apoyados por Melkart, a las que, en total, se les concedió 1.064.000 euros.

Gestionado por la Fundación Red Andalucía Emprende -perteneciente a la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa- y la sociedad de capital riesgo Invercaria, Melkart se convierte en una línea de financiación de créditos participativos a bajo interés que persigue impulsar ideas de negocio innovadoras en esos sectores, de gran potencial, pero que suelen encontrar dificultades para acceder a los cauces de financiación convencionales.

De las más de 20 ideas de negocio beneficiadas con este programa el pasado año, diez pertenecen al sector tecnológico y las restantes al creativo-cultural. Ambas entidades han llevado a cabo la selección de los mejores proyectos empresariales en función del grado de innovación, la capacidad y liderazgo de la persona emprendedora, así como de la viabilidad y sostenibilidad económica y empresarial.

Los proyectos de base tecnológica se distribuyen entre las provincias de Cádiz (dos), Córdoba (dos), Granada (uno), Huelva (uno) y Málaga (cuatro), centrando sus actividades en los campos de la biotecnología, la salud, las Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC), el desarrollo sostenible, la industria química y la ingeniería.

Por su parte, los proyectos creativo-culturales se reparten entre las provincias de Cádiz (uno), Granada (uno), Huelva (uno), Málaga (uno) y Sevilla (siete), promoviendo actividades en los ámbitos de la producción editorial y audiovisual, la artesanía andaluza, las artes escénicas y el diseño digital. Sevilla es, pues, la provincia que cuenta con mayores empresas incentivadas por Melkart.

El pasado noviembre se celebró la última comisión del programa para autorizar los créditos. En ella se concedió el apoyo económico a seis: tres de base tecnológica -Martech, Black Diamonds Productions y Mind Capital Consulting- y el resto a empresas de base creativo-cultural -Ediciones y Publicaciones, Animaula y Fraktura-.

Qué se exige a las empresas. A las firmas de base tecnológica, el programa Melkart les exige un desarrollo propio de tecnologías o que incorporen a su quehacer empresarial avances tecnológicos; que agreguen elementos innovadores en sus métodos de organización, en sus procesos productivos y que mejoren tecnológicamente todos sus productos, entre otras cosas.

Por su parte, a las empresas de base creativa se les insta a que atiendan las necesidades del mercado combinando manifestaciones artísticas y socioculturales, de creación, producción, comercialización y viabilidad del negocio. Asimismo, a estas empresas también se les pide que incorporen elementos innovadores y que busquen aquellos huecos del mercado aún no ocupados y en los que pueden tener un mayor crecimiento.

Las características de los créditos Melkart son los siguientes. Un tipo de interés de Euríbor + 0,5; sin comisiones, ni de apertura ni de cancelación; las garantías son el propio proyecto de negocio; el crédito se devuelve progresivamente a partir del tercer año y el compromiso de respuesta desde que se realiza la petición es, como máximo, de tres meses.

  • 1