Local

Fini acusa a Berlusconi de antiliberal y crea su propio grupo

El Gobierno podría perder su mayoría tras la ‘huida’ de 34 de sus diputados.

el 30 jul 2010 / 19:57 h.

TAGS:

El presidente de la Cámara de Diputados atiende a los medios durante una rueda de prensa.

Un día después de ser expulsado por Silvio Berlusconi del partido que fundaron juntos, Gianfranco Fini aseguró ayer que no dimitirá de presidente de la Cámara de Diputados, como pretendía el primer ministro. Asimismo, anunció, tras acusar a su ex aliado de "antiliberal", la creación de un grupo parlamentario autónomo.

Fini, en una abarrotada rueda de prensa celebrada en Roma, respondió con dureza a las acusaciones del primer ministro y afirmó que ha sido expulsado sin que se le haya permitido expresar sus razones. Fini agregó con ironía que el "crimen" que ha cometido es haber osado criticar al primer ministro y algunos proyectos de ley del Gobierno. "Se ha escrito una página negra para el centro derecha italiano", declaró Fini. Y añadió que "por supuesto que no dimitiré como presidente de la Cámara de Diputados, ya que mi misión es garantizar el Parlamento y no a la mayoría que lo ha elegido", en respuesta a la petición de Berlusconi de que abandone su puesto.

Fini acusó a Berlusconi de tener un "concepto empresarial" del Estado y una concepción "antiliberal de la democracia". El político se comprometió a defender la legalidad, "porque muchos ciudadanos de centro derecha no entienden por qué en nuestro partido las garantías constitucionales muchas veces son entendidas como impunidad".

Por otro lado, reiteró su compromiso con los electores y manifestó que el nuevo grupo que liderará estará formado por "hombres y mujeres libres que apoyarán lealmente al Gobierno cada vez que tome medidas incluidas en el programa electoral y se opondrán si las decisiones son injustamente lesivas para el interés general". El nuevo grupo, que formalizó ayer su inscripción en el Parlamento, se llamará Futuro y Libertad y al mismo se han adherido ya 34 diputados y diez senadores.

Aunque Berlusconi está convencido de que su partido, Pueblo de la Libertad (PDL), mantendrá la cómoda mayoría absoluta que disfrutaba en el Parlamento, este trasvase de parlamentarios puede ponerla en peligro. Y es que hasta ahora, la coalición en el poder contaba con 344 diputados (de los 630 total). La salida de los 34 finianos puede condicionar la acción del Gobierno, al dejar en minoría al PDL en la Cámara Baja. Aunque, en el Senado el partido de Berlusconi seguiría teniendo la mayoría absoluta.

Fini volvió a defender la ética y el respeto a las reglas, uno de los puntos que le ha enfrentado a Berlusconi, que justificó la expulsión de Fini al considerar que su posición era incompatible con los principios del partido y que no estaba dispuesto a soportar más un "partido dentro del partido". "Me he quitado un peso de encima, me siento liberado, como cuando me he divorciado" (de Verónica Lario), declaró el primer ministro.

Esta ruptura ha llegado sólo 16 meses después de la fundación del PDL, que surgió de la fusión de Forza Italia de Berlusconi y Alianza Nacional de Fini. El objetivo era convertir el PDL en el gran partido italiano de principios del tercer milenio. Pero las relaciones entre los dos líderes comenzaron a deteriorarse en el último año. El enfrentamiento se debe, sobre todo, a las advertencias que Fini hizo a Berlusconi sobre su independencia del partido aliado separatista y de tintes racistas, Liga Norte. Pero también a las críticas al Gobierno por el uso reiterado a los votos de confianza para aprobar leyes y acortar los trámites parlamentarios.

Fini expresó, además, sus dudas sobre las reales intenciones del Ejecutivo para combatir la mafia y mostró su contrariedad a la llamada ley mordaza, que limita la difusión de las escuchas telefónicas en investigaciones oficiales. De hecho, logró que se aprobara una enmienda que permitirá la publicación de las escuchas consideradas "relevantes".

La oposición considera la ruptura como una crisis de Gobierno y pidió al primer ministro que acudiese al Parlamento, lo que éste descarta.

  • 1