martes, 11 diciembre 2018
19:17
, última actualización
Simof

Flamencas con mucho ‘glamour’ y nombre propio

Vicky Martín Berrocal triunfa en el arranque de un Simof con rostros conocidos como Lourdes Montes o Boris Izaguirre

el 06 feb 2015 / 10:27 h.

TAGS:

vicky horizontal Hubo un tiempo en el que se asistía al Simof para conocer las tendencias que después en la Feria inundarían el Real de volantes y lunares. Hoy día muchos son los que visitan este Salón llamados por un nombre concreto de alguien con tanto poder de convocatoria como Vicky Martín Berrocal la cual, ayer jueves, celebraba su décimo aniversario en el sector con una fiesta de la que les informaré más adelante. Antes una pequeña parada en el Certamen de Noveles que tuvo lugar por la mañana y en el que resultó victorioso Ernesto Sillero demostrando que siempre es posible dar un paso adelante con nuestro traje típico, en su caso, con una filosofía muy delicada tanto en colores como en patrones. Ahí, entre el jurado congregado, Lourdes Montes –esposa de Fran Rivera– fue uno de los muchos rostros conocidos que se dieron cita en Fibes a lo largo de la jornada. Como Estrella Morente, la cual recibió un homenaje a través del premio Flamenco en la piel que también le fue entregado al modisto Justo Salao justo antes del mediodía. Apoyada por el magnífico sonido de una empresa veterana en el sector como TCM Audiovisión, la pasarela comenzó oficialmente por la tarde con Lina, representada por su hija, Rocío Montero. Un desfile que combinó a la perfección el clasicismo con el buen gusto gracias a creaciones apoyadas en unos estilismos muy favorecedores de pelo liso, sin peinas y con una pequeña flor como detalle junto al cuello. Muchos tonos lisos con bajos contrastando con el resto del conjunto fueron dando forma a un resultado muy convincente que se envolvió con música jazzística con aires sureños. Posteriormente, Aldebarán enamoró con sus aires decimonónicos en piezas ecuestres y para el Rocío en las que se utilizaron muchos dos piezas (faldas y blusas) con estampados paisajísticos, chaquetas de terciopelo y grandes aros dorados que crearon estampas inolvidables reforzadas por la aparición de la top estrella de la jornada, Elisabeth Reyes. En cuanto a María José Blay, solo palabras de alabanza para el esfuerzo realizado por esta profesional de Coria del Río que inundó el espacio de color incorporando el fruncido a unas siluetas femeninas que, con una estampa casi tropical, fue un soplo de aire fresco gracias a la difícil combinación de lo sexy y lo sofisticado. Con un guiño al Rocío en la recta final, su fiesta en tonos buganvilla supuso un revulsivo que arrancó los aplausos de una audiencia entre la que se encontraba su paisana, Pastora Soler. Un pase compartido el suyo con Alex de la Huerta quien incorporó capas con suaves caídas y asimetrías que acercaron el traje típico andaluz a la cultura oriental. Ya en la recta final, Rocío Peralta recordó a Julio Romero de Torres con volantes plisados, de capa, al hilo y con forma de pañuelo rematados, en la mayoría de las ocasiones, con tiras bordadas, cintas de terciopelo o encaje de bolillos. Sin embargo, la mayor expectación de la tarde-noche recaía sobre una persona que contó como espectadores de su colección con personajes como Bibiana Fernández, Mar Flores, Rossy de Palma, Boris Izaguirre o su ex marido, Manuel Díaz, El Cordobés, y su Virginia Troconis. Con ellos –y un auditorio abarrotado–, la citada Vicky Martín Berrocal superó cualquier previsión contando, además, con una desfilante invitada de tanto nivel como la gran Nieves Álvarez. Diosa entre diosas, la madrileña apareció con un peto dorado con flecos metalizados que cubría una apasionada pieza roja cuyo volante se había transformado en una gigantesca rosa tras la que el sueño flamenco de Vicky se hizo realidad. Refinados nudes, rayas horizontales, boleras con lunares reconvertidos en tachuelas, lunares gigantes, mangas con volantes confeccionados en plumas y, para concluir, negros y dorados que hasta la mismísima Cleopatra hubiera envidiado. Un Olimpo de alta costura donde todo era lo que parecía: magia en estado puro.

  • 1