Cultura

Flamenco, rock y morbo

El rock lo pondrán Tabletom y Antoñito Smash; del flamenco podría dar buena cuenta Gualberto, mientras que la expectación -o el morbo bien entendido- lo pondrán dos monstruos del flamenco. Lole Montoya y Manuel Molina, otrora Lole y Manuel, se suben de nuevo a un escenario para celebrar el 30º aniversario del rock andaluz. Foto: Antonio Acedo.

el 15 sep 2009 / 12:06 h.

El rock lo pondrán Tabletom y Antoñito Smash; del flamenco podría dar buena cuenta Gualberto, mientras que la expectación -o el morbo bien entendido- lo pondrán dos monstruos del flamenco. Lole Montoya y Manuel Molina, otrora Lole y Manuel, se suben de nuevo a un escenario para celebrar el 30º aniversario del rock andaluz. Es decir, que a pesar de lo dicho, las etiquetas sobran.

La cita es en el Auditorio de la Cartuja. El programa, abierto a la improvisación, marcado por el momento, "imprevisible". Los reunidos, Manuel Molina, Lole Montoya, Gualberto, los grupos Smash, Tabletom, Imán Califato Independiente, Guadalquivir, Pata Negra, Cai y Alameda, los nombres que escribieron -junto con los desaparecidos pero eternos Silvio y Jesús de la Rosa- la música andaluza y española en plena Transición. "Fue una época de transición, de cambio, en todos los sentidos, no sólo en el político", explicó una Lole Montoya en ningún momento consciente de la expectación que había levantado, minutos antes, su coincidencia bajo los mismos flashes con Manuel Molina, su pareja profesional y sentimental, del que se separó hace más de una década y con el que no ha vuelto a subirse a un escenario. Esta noche será, pues, una ocasión única.

La celebración del trigésimo aniversario del rock andaluz - "un movimiento con el rompimos muchos muros y saltamos muchos obstáculos", incidió Lole"- toma como referencia el año 1979, con el trabajo de Camarón de la Isla La Leyenda del tiempo y el disco de los sevillanos Triana Sombra y Luz, cuando alcanzara su clímax este movimiento musical que, en palabras de Roberto González, creador y alma de los malagueños Tabletom, "fusiona" el rock y el flamenco en lugar de "mezclar" ambos lenguajes musicales, pues desde su perspectiva el surgimiento de la esta corriente fue "milagroso y extraordinario".

Así, dentro de la programación de la XV Bienal de Arte Flamenco, el auditorio de la isla de la Cartuja reunirá sobre su escenario a Lole Montoya y el que fuera su inseparable guitarrista Manuel Molina, los sevillanos Pata Negra con Rafael Amador a la cabeza, los renovados Cai, Guadalquivir, que cumplen ahora su trigésimo aniversario, los sevillanos Alameda y los incorregibles Tabletom.

El concierto, no obstante, contará con la participación especial de Eduardo Rodríguez Rodway, único superviviente de la formación original de los ya lengendarios Triana, lo que llevó a los músicos que comparecieron en rueda de prensa a reconocer que el concierto servirá de homenaje a figuras emblemáticas como el desaparecido y ya mitificado vocalista de Triana Jesús de la Rosa o el ecléctico rockero sevillano Silvio.

A lo largo de la comparecencia, Manuel Molina rememoró los "muchísimos riesgos" asumidos 30 años atrás por esta generación de músicos que adaptaron el flamenco a la irrupción de la música rock, un colectivo de artista que él mismo creyó "olvidado", porque "el mercado es así". "Pertenecemos a una época grandiosa, y este encuentro no debería quedarse aquí; tenemos derecho a seguir creando y componiendo", sentenció Molina.

  • 1